Fue cero a cero con Corinthians por el choque de ida de los octavos de final. Rossi contuvo un penal.

Una valiosa igualdad logró Boca

NO PASARÁS | BOCA SE DEFINIÓ MUY BIEN Y CONSIGUIÓ UN IMPORTANTE EMPATE ANTE CORINTHIANS EN BRASIL.

BOCA JUNIORS consiguió anoche un valioso empate en San Pablo ante Corintihans de Brasil, en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores de América. Fue cero a cero y ahora todo se definirá en la Bombonera la próxima semana.

En la primera etapa, ambos se cuidaron más de la cuenta y los arqueros fueron espectadores de lujo dentro del campo. Pero la visita llegó con el juvenil Zeballos, quien envió un centro perfecto al área chica, que Benedetto cabeceó a las manos de Cássio.

Después no pasó nada. Hubo más lucha que fútbol y la pelota era “prestada” entre los dos equipos. Adson encaró con decisión y su tiro de fuera del área pasó por arriba del travesaño. En la acción siguiente, Rojo -de manera increíble- golpeó con su brazo Mantuan y el árbitro Roberto Tobal cobró el penal.

Sin embargo, Rossi volvió a ratificar que se hace grande a la hora de las penas máximas y le contuvo el disparo a Roger Guedes.

El local sintió el golpe, algo que el “xeneize” casi capitalizó al máximo con un zapatazo de Benedetto que encontró bien ubicado a Cássio.

En el complemento, Rojo se rehabilitó el absurdo penal que cometió. Es que dos veces, sobre la línea, evitó la caída del arco argentino. Primero ante un tiro de Adson y luego cubrió el remate de Roni.

El incansable Adson tuvo otra chance, pero nuevamente se equivocó en la resolución final.

Y en el cierre, Villa quiso tirar un centro, rebotó en un rival y de no ser por la gran reacción del golero paulista, Boca se hubiese vuelto con la victoria.