Por primera vez en esa provincia se aplica la figura de dolo eventual en siniestros viales con fatalidad. La querella había pedido pena de 20 años de prisión para Alan Amoedo, que llegó en libertad.

La Justicia de Córdoba condenó a 9 años de prisión a un hombre, que cuando manejaba alcoholizado y con drogas en su sangre, provocó un choque que mató a dos jóvenes jujeños y dejó a otra con graves secuelas.

En un fallo histórico para esa provincia, se aplicó por primera vez la figura de “doble homicidio simple y lesiones graves con dolo eventual” en accidentes viales con resultados mortales.

Alan Amoedo (29) fue hallado autor penalmente responsable de los hechos donde los jóvenes jujeños Sol Viñolo (29) y Agustín Burgos (31) perdieron la vida. También se le aplicó el delito de “lesiones graves con dolo eventual” por las heridas y secuelas que sufrió Fernanda Guardia (34), pareja de Viñolo.

En la tarde del 17 de mayo del 2021 las tres víctimas se encontraban con dos vehículos en la banquina de Circunvalación, en la zona del empalme con avenida Fuerza Aérea de la capital cordobesa, cuando Amoedo los arrolló con el automóvil VW Vento, causando la muerte de Burgos y Viñolo, además provocarle graves heridas a Guardia. Los estudios realizados determinaron que Amoedo conducía alcoholizado y con cocaína en la sangre.

El conductor llegó al proceso en libertad y acusado de “homicidio culposo y lesiones graves culposas”, que establecen penas de entre 3 a 6 años de prisión.

Durante los alegatos, el fiscal Gustavo Arocena había solicitado el cambio de la calificación legal y la sentencia a 9 años de prisión efectiva, planteo que fue aceptado por el Tribunal. La parte querellante había solicitado una condena de 20 años.

El fiscal Arocena había fundado el cambio de calificación legal al entender que el condenado “se representó en su psiquis de manera explícita el resultado” lesivo, por lo tanto sabía que podía cometer un hecho trágico manejando en las condiciones que se encontraba y consideró también como “grave” la conducta de abandonar el escenario del hecho y no prestar auxilio a las víctimas.

Antes de escuchar la sentencia Amoedo pidió ante el Tribunal “mil disculpas” a los familiares de las víctimas. Luego de escuchar el fallo, Amoedo fue alojado en el penal de Bouwer para el cumplimiento de la condena.

Natalia Lescano, la madre de Sol, se manifestó “satisfecha” con la condena, al sostener que “la lucha que veníamos sosteniendo para que algunos accidentes viales sean juzgados como homicidio doloso tuvo sus resultados”.

Daniel Burgos, hermano de Agustín, consideró “correcto el fallo histórico. Significa un cambio de perspectiva de la justicia”.

Fernanda Guardia, sobreviviente del siniestro, se refirió al condenado: “Darle un abrazo, pobre pibe y decirle: ´Che, loco, no te subas a ese auto que podés matar´”.