Unidades del ejército ruso y de la República Popular de Donetsk “comenzaron a destruir las “posiciones de tiro” de los combatientes. Ucrania denunció que hay 200 civiles allí.

Civiles en la calle cuando las tropas rusas comenzaron el asalto a la planta Azovstal

Civiles en la calle cuando las tropas rusas comenzaron el asalto a la planta Azovstal, en Mariúpol.Foto: Alexander Ermochenko/Reuters.

Rusia comenzó este martes el asalto sobre la planta metalúrgica de Azovstal, en Mariúpol, a pesar de que en su interior aún habría decenas e incluso cientos de civiles, según denunció Ucrania.

Un responsable del Batallón de Azov, Sviatoslav Palamar, confirmó en declaraciones al diario ‘Pravda’ que las tropas rusas iniciaron el asalto, una información compartida también por un responsable policial, Mijailo Vershinin, en una declaración recogida por Ukrinform.

“Estamos defendiéndonos, estamos contraatacando”, aseguró Vershinin, ante las informaciones confusas sobre lo que estaría ocurriendo en torno a unas instalaciones con una amplia red de túneles subterráneos y que sirve desde hace semanas de refugio improvisado para civiles.

Rusia, po su parte, a través del Ministerio de Defensa, dijo que “unidades del ejército ruso y de la República Popular de Donetsk, utilizando artillería y aviones, comenzaron a destruir” las “posiciones de tiro” de los combatientes ucranianos que salieron de la planta.

El alcalde de Mariúpol, Vadim Boichenko, aseguró que aún hay 200 civiles atrapados en la planta metalúrgica. Las autoridades de Ucrania acusaron a Rusia de impedir el traslado de los civiles que se encuentran en la zona a pesar de la apertura de un corredor humanitario.

En todo Mariúpol permanecerían unas 100.000 personas, sin apenas servicios básicos por el asedio ejercido por las fuerzas rusas. Moscú aspira a culminar su conquista con vistas a establecer un corredor entre la región del Donbás y la península de Crimea.

Ámbito