Ya sabemos que la alimentación es fundamental para nuestro organismo pero también nuestra cabeza. Acá te damos 5 opciones que te despejan la mente y energizan.

Alimentos para el cerebro. 

Alimentos para el cerebro. 

Cada vez más los especialistas hacen foco en la alimentación al momento de hablar de la salud, no sólo del cuerpo, sino y principalmente de la cabeza. Hay alimentos que nos despejan, nos ponen lúcidos, y en definitiva nos hacen bien. Acá te brindamos 5 de ellos.

Arroz integral

Es importante asegurar una fuente de carbohidratos integrales en la dieta, ya sea arroz, cereales o pasta, siempre en su versión integral. Los refinados, al tener azúcares simples, hacen que el organismo segregue gran cantidad de insulina en sangre y que el cuerpo enseguida nos pida más, ya que no son saciantes y harán que tengamos hambre enseguida, aseguran los coachs nutricionales. Pese a que los carbohidratos integrales nos pueden ayudar a conseguir la energía que necesitamos, se recomienda “no abusar de las cantidades si llevamos una vida sedentaria”, puesto que pueden implicar una ganancia de peso, y primar el consumo de frutas, verduras y hortalizas de proximidad.

Nuez

Es fundamental “incluir alimentos antiinflamatorios y eliminar los que son tóxicos para empezar a notar resultados”. Así pues, para tener más energía en primer lugar hay que erradicar por completo los ultraprocesados, que van desde las bebidas azucaradas a la bollería, snacks, precocinados, bebidas energéticas y zumos industriales. Se asegura que en cuanto se retiren estos alimentos y añadamos otros con propiedades antiinflamatorias, nos sentiremos más ligeros y menos inflamados, y por tanto con más energía. Las nueces, las semillas de lino y los pescados azules, desde la sardina –un superalimento rico también en proteínas y ácidos grasos Omega 3 que debería ser un básico en la dieta– al atún o el bonito, tienen propiedades antiinflamatorias.

Maní

Otro antiinflamatorio de gran calidad es el cacahuete o maní, una legumbre que aporta gran cantidad de nutrientes, entre ellos proteínas, fibra, potasio y fósforo. Es, por tanto, un alimento muy completo que se recomienda preparar en forma de crema, y tomar en cantidades moderadas, ya que 100 gramos de cacahuetes aportan alrededor de 550 calorías. Para preparar una crema de cacahuete casera, ya que las industriales suelen llevar azúcar y grasas añadidas, solo hay que triturar bien los cacahuetes mezclados con agua para que no quede una pasta tan densa.

Pollo

Se recomienda apostar por el consumo de proteínas frente al protagonismo que tradicionalmente han tenido en el plato los hidratos de carbono. Lo ideal es empezar a pensar en los hidratos como acompañamiento, no como elementos principales del plato. Frente a la clásica paella, lo ideal sería revertir los ingredientes y consumir una porción pequeña de arroz, un trozo de pollo y un poco de ensalada. Aún nos cuesta llegar a la cantidad diaria recomendada de frutas, vegetales y hortalizas (que deberían representar el 50% de la ingesta diaria). La carne de pollo, una carne blanca poco grasa, versátil y rica en proteínas, es una buena manera de ayudarnos a incrementar nuestra energía, puesto que también actúa sobre nuestra masa muscular, fortaleciéndola.

Huevo

Pese a que el huevo contiene ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, como los que encontramos en el aguacate y en el aceite de oliva, también tiene una parte de ácidos grasos saturados (aproximadamente un tercio de las grasas totales presentes en la yema). Se señala que si bien el huevo contiene grasas saturadas, este porcentaje no afecta significativamente a los niveles de colesterol en sangre, y se recomienda su consumo “en el marco de una dieta saludable y equilibrada”.

JIM