Los que sean detectados con un nivel bajo de alcohol en sangre mientras manejaban podrán evitar la multa por una modificación del Concejo Deliberante que se conoció en los últimos días.

En los últimos días se conoció una resolución por la cual conductores que circulaban con alcohol en sangre podrán hacer trabajos comunitarios en lugar de pagar la multa que les correspondería. La medida genera polémica en Salta, una de las primeras ciudades del país donde se implementó la “tolerancia cero” para el alcohol al volante.

Hace unos días se llevó a cabo la reunión de reelección de autoridades del Tribunal Administrativo de Faltas. En ese encuentro se trataron temas como la reglamentación de la ordenanza municipal 14395, por la cual los concejales establecieron que quienes conduzcan un auto con menos de 500 miligramos de alcohol en sangre podrán convertir por una única vez la multa dineraria en servicio comunitario, con un mínimo de diez horas.

Estarán exceptuados de este “permiso” que permite evadir la multa los choferes de vehículos destinados a transporte de pasajeros y de carga.

El trabajo comunitario como sanción en lugar del pago también regirá para conductores de motocicleta que sean detectados conduciendo hasta con 200 miligramos de alcohol en sangre.

En Salta rige desde 2014 una norma por la cual no se puede conducir con alcohol en sangre. Esta disposición la diferencia de otros lugares del país donde se puede manejar a pesar de haber tomado una determinada cantidad.

Cursos de vialidad

El cambio en la modalidad de sanción viene a transformar un escenario que se había planteado como el contexto adecuado para empezar a afrontar la realidad de las muertes en accidentes y genera debate. Generar una sanción dura para disuadir a los conductores de beber y generar una nueva cultura en relación con el tránsito era el objetivo.

Raúl Córdoba, subsecretario de Seguridad y Educación Vial de la Municipalidad de Salta y exconcejal, opinó que en el Concejo Delibertante se modificó la ordenanza con el fin de hacerla más abarcativa.

“En la modificación planteamos la posibilidad de que los jueces inhabiliten a los conductores desde la primera infracción, sin tener que esperar la reincidencia. Además, planteamos el curso interdisciplinario mediante el cual las personas que no pueden pagar la multa por la infracción podrán realizar un curso de seguridad vial con examen, de un mínimo 10 horas”, aseguró.

Córdoba explicó que, además de la capacitación existe la posibilidad del trabajo comunitario, pero que no sería la mejor alternativa. “El problema con el trabajo es que si vos le pedís a la persona, que ya dijo que no tiene dinero, que compre pañales o cajas de leche para alguien que necesita, no lo va a hacer porque, o no va a tener los medios o va a preferir pagar la multa en lugar de comprar cosas” afirmó.

Pero este curso y las nuevas disposiciones del Concejo van más allá. Córdoba comentó que en muchos casos el curso no es suficiente, por lo que necesita ser complementado. “Si una persona se pasó cinco veces el semáforo en rojo es porque tiene un problema. Quizá algo físico como el daltonismo o quizá es otra cosa. En ese caso la persona necesita asistencia psicológica para resolver eso que no le permite entender que no puede pasarse el semáforo en rojo. Eso por dar un ejemplo”, afirmó el subsecretario municipal.

Con respecto al tema, el exedil finalizó diciendo que si bien la reglamentación existe, queda a disposición de cada juez como tomarla y ejecutarla.

El subsecretario comentó que para solucionar el problema de los conductores alcoholizados se debe trabajar en tres pilares: la prevención, el control y la sanción.

“En la delegación de tránsito no contamos con el personal suficiente, por lo que el trabajo de control aveces queda limitado. Lo ideal es trabajar en los tres ejes, pero la realidad es que no siempre se lo puede hacer como uno quisiera. Entonces para descontracturar el control y la sanción tenemos que trabajar fuertemente en la prevención”, dijo.

Para hacerlo, desde la Subsecretaría de Seguridad y Educación Vial de la Ciudad se van a establecer puntos específicos vinculados con la educación. “Ya estuvimos en Cafayate, en barrios como El Autódromo y en el Xamena, advirtiendo las situaciones de la gente para evitar accidentes. Por ejemplo, si tenían las luces bajas apagadas, una lámpara quemada o los neumáticos lisos, le avisábamos para que puedan solucionarlo y sean conscientes”, sostuvo Córdoba.

“Queremos que el ciudadano sepa que estamos trabajando en prevenir y así descontracturar el control y la sanción. Pero para ello necesitamos la participación del individuo. Que nos escuchen y sean conscientes” agregó.

 Tres de cada diez, con alcohol en la sangre 

Aproximadamente tres de cada diez personas manejaban con algún grado de alcohol en sangre de acuerdo con el resultado de los controles que se están realizando este fin de semana extralargo por el carnaval.
Miguel Velarde, jefe de prensa de la Policía, confirmó que se controlaron más de 17.000 vehículos, se registraron 2.233 infracciones y, sobre un total de 8.677 test de alcoholemia, 306 dieron positivo.
Los números reflejan el alto nivel de imprudencia y falta de conciencia por parte de conductores que ahora no deberán temer el impacto económico de una multa.
Raúl Córdoba, subsecretario de Seguridad y Educación Vial de la Municipalidad de Salta, dijo que desde la Municipalidad están trabajando para lograr la prevención.
Recordó que el año pasado trabajaron en una prueba piloto de educación vial entre chicos de quinto año.