Una familia de cuatro integrantes necesitó durante el mes pasado $77.084,05 para costear alimentos y servicios.

Una familia jujeña conformada por cuatro integrantes (dos adultos y dos menores de edad) necesitó en enero $77.084,05 para cubrir la Canasta Básica Total (CBT) mientras que durante el mismo mes pero del año pasado requirió $53.466,31.

De esta manera, según estos datos publicados por la Dirección Provincial de Estadística y Censos (Dipec), es que se puede calcular que en doce meses la CBT (que incluye alimentos y servicios básicos) costó $23.618 más.

Es decir que una familia tipo necesitó en enero 2022 unos $23.600 más que en enero de 2021 para no quedar por debajo de la línea de pobreza.

En este contexto cabe mencionar también que la inflación interanual que registra la provincia es del 47,7% con los rubros de Enseñanza (63,5%), Indumentaria (53,9%), Transporte y Comunicaciones (51%), Atención médica y gastos para la salud (50,8%) y Alimentación y Bebidas (48,8%) como los principales impulsores del índice.

Así con una alta inflación acumulada no resulta descabellado saber que este incremento de más de $23.600 interanual supera al registrado a nivel nacional que para el mismo período arrojó una suba de $22.166, según los informes del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La marcada suba de precios de esta canasta también se siente fuerte en el bolsillo mes a mes. Sin ir más lejos, la suba registrada entre diciembre de 2021 y enero de 2022 fue de casi $3.000. Según información oficial el costo de la canasta aumentó $2.985 en sólo treinta días.

Este incremento se vio particularmente impulsado por el aumento de precios de frutas y verduras como así también de ciertos artículos de higiene personal. En detalle, la Dipec informó que en ese período la lechuga aumentó su precio un 39,3%, el tomate redondo 59,4%, las naranjas un 23,3% y el limón un 18,6%. También los pañales subieron 15,2%, el jabón de tocador 14,4% y el shampoo, 13,3%.

La CBT considera alimentos y sus cantidades necesarias para cubrir los requerimientos nutricionales y bienes y servicios, determinando el índice de pobreza.

Canasta alimentaria

En lo que respecta a la CBA (Canasta Básica Alimentaria), que sólo contempla alimentos que aportan los requerimientos kilocalóricos básicos para desarrollar una actividad moderada, se registró un incremento interanaul del 45,2%.

Esto quiere decir que una familia jujeña necesitó $11.339 más que durante enero del año pasado y $1.377 más que en diciembre pasado, macando una suba mensual del 3,9%.

Desafortunadamente estas cifras también superan a los registros nacionales que indican que los argentinos requirieron $10.611 más que hace doce meses atrás y $1.370 más en el transcurso de un mes.

Cabe destacar que la diferencia de costos entre nación y provincia de la canasta alimentaria resulta mucho menor que la registrada en la canasta total, pero no deja de ser superadora.