El fuego sigue sin dar tregua. Se sumaron más de 300 bomberos voluntarios, entre ellos de Jujuy.

A pesar de las lluvias, todavía quedan 8 focos activos en Corrientes

A pesar de las lluvias que cayeron como un alivio durante la tarde del domingo en Corrientes, los bomberos de la provincia todavía enfrentan ocho focos de incendios a lo largo del territorio.

De acuerdo con el parte del Servicio Nacional del Manejo del Fuego (SNMF), los fuegos activos son Concepción, San Miguel, Curuzú Cuatiá, Ituzaingó, Santo Tomé, Loreto, Virasoro y San Martín. Durante el fin de semana se logró contener los incendios que afectaban a Caa Catí y Mercedes, y fue extinguido el fuego en Bella Vista.

En esos incendios trabajaban más de 300 bomberos voluntarios que llegaron de distintas provincias. Durante el domingo se sumaron reservistas de Catamarca, Tucumán y Santiago del Estero.

Santiago del Estero facilitó el envío de 50 efectivos de la policía provincial, que incluye bomberos, grupo especial de rescate, salvamentos, ocho vehículos y equipamiento necesario para acampar. Catamarca, por su parte, colaboró con un total de 15 brigadistas.

La Pampa, Mendoza, Misiones, Santa Fe, Entre Ríos, Chaco, Jujuy, San Juan, Buenos Aires, Córdoba, y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba) habían sido los otros distritos que acercaron ayuda para colaborar en Corrientes.

Este domingo el gobernador Valdés había destacado el apoyo recibido por parte de sus pares gobernadores para ponerse a disposición. “Tenemos una fuerza de bomberos impresionante”, agradeció.

Sin embargo, también destalló que la magnitud del desastre requiere de una capacidad de trabajo mucho mayor. “Esto es absolutamente extraordinario lo que nos está pasando y no se puede controlar con los medios racionales que tenemos en la cabeza, sino que tenemos que multiplicar los recursos normales por 20 o 30, para poder controlar las llamas”, insistió durante la noche del domingo.