Rodrigo Córdoba,  funcionario municipal de la localidad salteña de Chicoana se interpuso ante la patrulla policial para que lo dejen seguir en ese estado etílico en la vía pública.

Rodrigo Córdoba es un funcionario de la Municipalidad de Chicoana, a quien se observa en la toma fotográfica balbuceante y apenas estable en su compostura, recostado sobre el coche que conducía.

Estaba alcoholizado a un costado de un vehículo. La policía justo llegó por la zona en una patrulla y lo invitó a despejar el lugar, porque todo transcurría a la vista de los demás.

Córdoba es funcionario desde hace años de la gestión de Esteban Ivetich. Ocupa el cargo de encargado de prensa. El domingo a la mañana estaba junto a un amigo descargando “cosas” del auto que los trasladó al Dique Cabra Corral a pescar. Según la versión que trasciende en Chicoana, el secretario de Prensa de la municipalidad de Chicoana, Rodrigo Córdoba, habría “chapeado” su cargo de funcionario municipal ante la patrulla policial para que lo dejen seguir en ese estado etílico en la vía pública.
Según informó El Tribuno de Salta el escándalo salió a la luz cuando la fotografía del funcionario borracho trascendió por las redes sociales. “Nosotros llegábamos en esos momentos del dique Cabra Corral. Estábamos descargando las cosas y lo único que le dijimos a la policía fue: “Ya nos retiramos’. Simplemente estábamos descargando un par de cosas”, trató de aclarar el funcionario

Y agregó: “No estábamos bebiendo, yo llegué manejando. Si yo hubiera estado borracho, el efectivo policial no me iba a permitir manejar mi vehículo”.

El funcionario manifestó además sobre el momento que estuvo frente a la policía y que “chapeo” su cargo para que lo dejen seguir bebiendo. “Hace unos días viene circulando una información qué es totalmente falsa. Hable con el comisario de la dependencia local, estamos llevando las cosas en buenos términos porque el accionar de ellos fue correcto”

Sin negar que haya sacado a relucir su cargo ante la patrulla de policía, Córdoba dijo: “Informarle a la comunidad que lo que circula fue un momento privado fuera del horario de mi trabajo. Creo que vengo demostrando desde hace rato mi accionar en las áreas que me corresponden”.

Curiosidades

Para llegar a Chicoana este funcionario debió pasar por el control vial de la ruta 68 en Viñaco. Allí no tienen conocimiento de su paso. Al llegar a Chicoana una patrulla detectó al funcionario bebiendo en la vía pública como si nada.

Desde la comisaría de Chicoana, llamativamente, salieron a dar explicaciones como si la policía hubiera cometido una falta: “Queremos dejar muy claro que nosotros llegamos, realizamos el despeje correspondiente y procedemos a continuar con el patrullaje preventivo. Es un pueblo donde nos conocemos todos, sabemos quiénes son nuestras autoridades, en este sentido tenemos nuestras responsabilidades muy claras” enfatizó el comisario a cargo.