espacio verde y ahora deben irse a trabajar en los barrios hicieron una protesta y un corte de tránsito.

El parque San Martín quedó finalmente sin ambulantesEl parque San Martín, sin ambulantes luego del fin del permiso provisorio. Javier Corbalán

Vendedores ambulantes que estaban trabajando transitoriamente en distintas plazas del parque San Martín fueron finalmente reubicados en diferentes barrios de la ciudad. En desacuerdo con la medida, un grupo volvió a manifestarse en la avenida San Martín, como a fines del año pasado, y el tránsito se complicó para los que intentaban circular por la ciudad al mediodía.

El 10 de octubre del año pasado, en el marco de una violenta pelea entre puesteros que trabajaban sin autorización en el pulmón verde de la ciudad, un joven murió acuchillado. El crimen originó una ola de denuncias sobre “mafias” que manejaban la venta ambulante en el lugar.

Desde la Municipalidad de Salta se resolvió poner un límite a la venta callejera no autorizada, tanto en el parque como en la zona de las peatonales. La medida originó una serie de protestas de ambulantes y manteros en el centro que complicaron el ritmo de la ciudad durante semanas.

Como una de las formas de resolver el conflicto, desde la Municipalidad se autorizó a los vendedores a trabajar transitoriamente en las plazas Francia, Italia y Colón del parque San Martín, hasta que se reubicaran definitivamente y abandonaran el centro de la ciudad, donde no está autorizada la venta ambulante.

El secretario de Protección Ciudadana de la Municipalidad, Jorge Altamirano, aseguró ayer que el traslado definitivo fue consensuado con los vendedores.

“Paulatinamente nos fuimos comunicando con los que estaban en las plazas Francia, Italia y Colón entre el jueves y viernes. Les fuimos comunicando que pueden comenzar a trabajar en las plazas de los barrios que fueron habilitadas para tal fin. Para eso se han acondicionado distintos lugares”, manifestó el funcionario.

Altamirano remarcó que se tuvo consideración con los vendedores y se los dejó permanecer en el parque para que pudieran trabajar allí durante las fiestas de fin de año.

“Los plazos se han cumplido y, a partir de ahora se está produciendo lo que nos pedían los comerciantes, los vecinos de la calle Mendoza y la comunidad”, agregó, en relación a la decisión de que el espacio verde retome sus características iniciales.

Altamirano dijo que para llegar a esta etapa se realizaron mesas de trabajo con vendedores, manteros, fruteros, lustrabotas, canillitas y vendedores de globos.

“No es que la Municipalidad les impide vender, sino que hay normas y pautas que se deben respetar. Todos tenemos la libertad de circular por el parque y las plazas. Bajo esa perspectiva vamos a trabajar”, afirmó el secretario de Protección Ciudadana.

Algunos de los ambulantes se fueron a ferias barriales y otros alquilaron algún local, según describió el funcionario. “También estamos ofreciendo apoyo para que puedan acceder a herramientas como microcréditos y convertirse en pequeños emprendedores”, sostuvo.

Protesta

Un grupo de vendedores ambulantes realizó ayer una protesta en la zona del parque San Martín, en desacuerdo con la decisión de la Municipalidad de prohibirles que sigan trabajando en las plazas del espacio verde, donde tenían un permiso transitorio para permanecer.

Jorge Pampero, titular Sindicato de Vendedores Ambulantes de la República Argentina, aseguró que son unas 119 familias las que se están quedando sin su ingreso, porque no tienen posibilidades de alquilar un local o conseguir un nuevo espacio. Manifestó que, por eso, ayer decidieron impedir el tránsito en media calzada de la avenida San Martín y que analizarán realizar nuevas manifestaciones.

“No podemos cubrir alquileres ni impuestos porque solo ganamos para comer día a día. Estamos de acuerdo con pagar un canon a la Municipalidad, pero que sea consensuado y esté a nuestro alcance. No es que no queremos pagar nada”, dijo Jorge Pampero.

“No tenemos un trabajo genuino y nuestra situación es más crítica desde que comenzó la pandemia. No podemos ahorrar para emprender en un negocio. Algunos podrán, pero no es la realidad de todos”, señaló Pampero.

Sobre la posibilidad de trabajar en las plazas de los barrios, el vocero de los ambulantes respondió: “En las plazas hay gente que tiene un trabajo genuino en la semana y los fines de semana van a vender. Cuando vamos nosotros hay choques porque nos dicen que nosotros somos del centro. Además, no hay lugar para todos y muchos barrios no tienen plazas”.

Con respecto a la posibilidad de acceder a microcréditos, la consideró “irreal”. “Nos anotamos y en un mes viene una asistente social a ver si nos deben dar el préstamo y después tenemos que seguir esperando meses hasta que nos responden. Mientras tanto, ¿cómo comemos?”, planteó.

El conflicto por el proyecto de ponerle fin a la venta ambulante en el centro generó momentos de alta tensión el año pasado, con el crimen de un joven puestero y denuncias sobre mafias que controlan quién puede instalar un puesto en el centro como telón de fondo.

En la zona de la avenida San Martín se despejó a los ambulantes en octubre. Lo mismo pasó en las peatonales, donde los manteros se ubicaban durante la noche, después del cierre de los comercios hasta el año pasado por un acuerdo con las autoridades municipales al que se decidió ponerle fin.

Estas medidas generaron cortes de tránsito y protestas en la neurálgica avenida San Martín. Algunas jornadas terminaron con violentos incidentes.

También se designó a Susana Pontussi como interventora del área de Espacios Públicos de la Municipalidad, tras denuncias sobre corrupción de inspectores de la comuna que cobraban coimas a trabajadores callejeros.

El Tribuno Salta