Frente a la escalada de contagios, el gerente del hospital Arturo Oñativia, Marcelo Nallar, dijo que ya están trabajando al 100 por ciento de la capacidad. 

El gerente del hospital Arturo Oñativia, Marcelo Nallar, pidió que las obras sociales hagan convenios con clínicas y sanatorios privados para que reciban a los pacientes con COVID-19 ante el aumento exponencial de contagios de los últimos días. Aseguró que el 40 por ciento de los que están internados en ese hospital son pacientes con obra social y que la institución está trabajando con el total de la capacidad ocupada.
Nallar se refirió al tema luego de que el Ministerio de Salud Pública de Salta resolviera suspender las cirugías programadas, excepto las oncológicas, para disponer de más camas y responder al incremento de cuadros graves que se espera para los próximos días por la tercera ola de la enfermedad.
“Los pacientes que habitualmente están dando vueltas buscando dónde internarse tienen obra social y no encuentran respuesta en el sector privado. Los sanatorios necesitan que las obras sociales cubran los costos que tiene la internación por COVID-19. Es un tema de dinero que debe arreglar la obra social a cargo de los pacientes con las clínicas. Necesitamos que hagan convenios. Eso va a generar una mayor oferta de camas. Tienen que actuar ya frente al problema que vamos a tener en pocos días”, explicó Nallar.
Con respecto a la necesidad de suspender las cirugías no programadas en la provincia, detalló que muchas de las intervenciones que se realizan en ese hospital son oncológicas, por lo que se mantienen vigentes. Con respecto a las demás, indicó que quedaron sujetas a confirmación de acuerdo a la disponibilidad de camas y situación sanitaria de cada día. “Vamos a ir evaluando si se pueden hacer”, señaló.