El producto de consumo fundamental en la canasta básica muestra un incremento interanual del 75,5%. Para los sectores de bajos recursos la suba fue aún mayor.

Según las proyecciones de consultoras privadas, la inflación de noviembre no bajaría del 3% a pesar de los intentos del Gobierno de contener el precio de los alimentos que integran la canasta básica y son actualmente una de las principales variables que la impulsan. En este marco, fundamentalmente la carne vacuna muestra subas superiores a todos los otros productos ya que según el relevamiento del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) en el décimo mes del año mostró un incremento del 10,8% mensual, la mayor suba en lo que va de este año.

Otra cuestión clave es que los precios de la carne vacuna desde hace meses se despegaron por mucho del índice general de inflación ya que a noviembre muestran un incremento interanual del 75,5%. Por su parte, el precio del pollo fresco mostró subas en torno al 3,9% en noviembre y del 59% interanual, mientras que el pechito de cerdo subió 8,9% mensual 45,2% interanual. Razones fundamentales que explican los cambios en los hábitos de consumo de los argentinos, incrementando así el consumo de productos más económicos como el pollo y el cerdo.

Otro dato preocupante que marca el relevamiento del IPCVA es que en los puntos de venta que atienden al nivel socioeconómico medio, los precios de la carne vacuna mostraron subas de alrededor del 9,6%, mientras que en aquellos que atienden al nivel socioeconómico bajo los precios se incrementaron de manera hasta 12,3%.

En tanto, en los supermercados el producto mostró subas del 9,7%, mientras que en las carnicerías los incrementos llegaron hasta el 11,2%. También hubo una marcada diferencia en los valores de las diferentes zonas geográficas, ya que las mayores alzas estuvieron en las zonas oeste y sur del Gran Buenos Aires.

Además, si los valores se diferencian por corte, los incrementos van mucho más del 10% en aquellos de consumo habitual en la mesa de los argentinos. Tal es el caso del asado que subió nada menos que el 16,3% respecto a octubre y 81,4% en la medición interanual. Algo similar sucedió con el matambre que subió 16,6% en noviembre y 76,3% respecto a un año atrás.

Exportaciones

Estos números se conocen oficialmente apenas días atrás que el Gobierno anunciara la flexibilización de las exportaciones de carne, fundamentalmente de la denominada vaca conserva que importa China y prácticamente no se consume en el país, y de la continuidad de la prohibición de exportar siete cortes de consumo popular en el mercado local como el asado, vacío, paleta y matambre, entre otros.

En paralelo, la secretaria de Comercio Interior, comandada por Roberto Feletti, trabaja a contrarreloj para alcanzar un robusto acuerdo con los frigoríficos exportadores para que vuelquen carne, alrededor de 20.000 toneladas, a precios económicos para las festividades de fin de año. El Gobierno intenta así conseguir un cierto aire, con valores que estarían 45% por debajo de los actuales, para las próximas semanas.

Lo cierto es que la mirada a largo plazo está en conseguir un convenio con la industria de cara a todo el 2022, mientras que en paralelo el ministerio de Agricultura comenzará a trabajar fuerte para lograr incrementar el stock y la productividad puertas adentro para que haya un mejor balance entre la demanda del mercado interno y el externo. Créditos a tasas subsidiadas por un total de $100.000 millones, serían solo algunos de los beneficios directos que se le ofrecerán a los productores a partir del año entrante en el marco del Plan GanAr 2022-2023.

Ámbito