Hace diez años, se podía comprar un auto nuevo por menos de $40.000.

El Etios es el 0 km más barato de la Argentina. Foto: Toyota.
El Etios es el 0 km más barato de la Argentina. Foto: Toyota.

Hace diez años, el auto más barato de la Argentina costaba menos de 40 mil pesos y para acceder a él se necesitaban 20,9 salarios mínimos. Hoy, el cero kilómetro más económico tiene un precio de 1,9 millones, el equivalente a 59,3 salarios mínimos.

En este contexto, hablar de autos nuevos y adjetivarlos como “baratos” puede sonar contradictorio, pero, a fin de cuentas, hay un listado de vehículos que sí pueden catalogarse como los menos costosos. Según las listas de precios oficiales de las automotrices para noviembre, son los siguientes:

  • Toyota Etios: a partir de $1.905.000
  • Fiat Mobi: a partir de $1.965.300
  • Chevrolet Joy: a partir de $2.019.900
  • Volkswagen Gol: a partir de $2.020.850
  • Fiat Cronos: a partir de $2.058.600
  • Citroën C3: a partir de $2.136.300
  • Renault Sandero: a partir de $2.152.200
  • Renault Logan: a partir de $2.164.700
  • Nissan Versa: a partir de $2.339.000
  • Fiat Argo: a partir de $2.339.900

En todos los casos mencionados, el precio corresponde a la versión más accesible y, por ende, la menos equipada de cada modelo. No se contemplan los posibles sobreprecios que incluyan los concesionarios, en un contexto de falta de stock por la crisis global de microchips y la restricción a las importaciones. Tampoco están incluidos los gastos de flete y patentamiento.

De este listado salieron recientemente los modelos Renault Kwid Nissan V-Drive, que se dejaron de comercializar como 0 km en la Argentina.

Los concesionarios piden liberar importaciones

Los concesionarios volvieron a reclamar al Gobierno una mayor liberación de importaciones para que el sector pueda crecer. “Se han liberado en los últimos dos meses solo entre nueve y diez mil SIMIS, para toda la industria, creemos que se podrían haber liberado 15.000 por mes ya que vamos a terminar el año solo con aproximadamente 1.130 millones de dólares de déficit anual del sector. Es un número que, si se distribuye en doce meses, no es significativo, más si tenemos en cuenta que la demanda ha sido muy fuerte”, dijo el presidente de Acara, Ricardo Salomé.

Los patentamientos de noviembre marcaron un crecimiento de apenas el 1 por ciento frente a lo que ocurrió en octubre (28.085) y permitieron alcanzar un acumulado anual de 363.931 unidades. Esto significa que en los once meses de este año el sector creció un 13,1 por ciento contra 2020, un año marcado por los cierres que ocasionó la pandemia.

“De esta forma, vamos a cerrar el año arañando los 380.000 vehículos patentados, pero con la frustración de que podríamos haber patentado 450.000 unidades”, declaró Salomé. A principios de año, los concesionarios proyectaban ese último número, pero la coyuntura los obligó a bajar sus aspiraciones.