Un vecino la rescató. Tiene quebrada un ala y una lesión en un ojo. Dos veterinarias la examinaron y medicaron.

Tucán herido: Esfuerzos para  salvar a Naranjita La veterinaria Milagro Esquiú asiste a la tucán herida. Agencia

La imagen de un hermoso ejemplar de tucán hembra, llamada Naranjita que fue herida en un ala y en un ojo por un niño que le arrojó una piedra con una honda se viralizó en las redes sociales y movilizó a vecinos, instituciones y profesionales que trabajan para que se recupere y pueda regresar a su hábitat.

Ocurrió el fin de semana, cuando dos niños de entre 9 y 11 años perseguían con hondas a los tucanes que hay en bandadas por toda la ciudad y que buscan alimento, que en esta época del año escasea en la zona de las serranías en las que viven, al oeste de Metán.

“Yo estaba en mi casa y a la siesta sentí un golpe afuera en la pared. Cuando salí vi que un chiquito le estaba apuntando con una honda al animalito que había quedado tirado en la calle. Les grité y eran dos niños que salieron corriendo”, dijo Pablo Herrera, un vecino del barrio Centro que rescató a la tucán y luego se la entregó a la Policía.

“Para atrapar al ejemplar me saqué la campera, lo puse adentro y lo llevé a mi casa para pedir ayuda porque le había visto un ala quebrada y luego le caía sangre de uno de los ojos. Me dio mucha impotencia y sentí una gran pena por lo que ocurrió”, destacó.

El vecino comentó lo sucedido a través de su Facebook y eso movilizó a vecinos, instituciones y profesionales.

El animal fue llevado a la comisaría 30 y revisado por la veterinaria de Metán, María Eugenia Vera y luego entregado a la vecina Natalia Chancalay, por disposición de la Fiscalía Penal 2, con el compromiso de que recuperada, el ave sea liberada.

Luego Graciela Walter, quien también trabaja para la preservación de las especies, llevó desde Salta capital a Metán a la veterinaria especialista en aves, Milagro Esquiú, quien continuó con la medicación, el tratamiento y la revisación.

Ahora “Naranjita”, como fue bautizada por periodistas de Metán, está resguardada y se recupera en el Círculo Médico de la localidad, que tiene un fondo amplio y adonde llegan a diario los tucanes.

“Por las noches duerme adentro y si todo va bien en dos semanas la vamos a liberar”, dijo Natalia Chancalay, quien agradeció la predisposición de las autoridades del Círculo Médico, Sergio Gramajo y Guillermo Soldini.