13 DE JULIO 2021

Los PCR ya no serán gratuitos y habrá una extensión del pase sanitario para las actividades cotidianas. 

Francia hace obligatoria la vacunación para el personal de la salud 

A raíz de la expansión de la variante Delta en Francia, el presidente Emmanuel Macron anunció que el personal médico y los ciudadanos que tengan contacto con personas a las que denominó como “frágiles” o de riesgo deberán vacunarse de manera obligatoria. 

Desde el 15 de septiembre se prevé que existan controles y sanciones para aquellas personas que incumplan con el mandato. 

Al respecto, también dijo que por el momento confiará en la autonomía de la ciudadanía en miras de recibir la dosis contra el coronavirus, pero que la posibilidad de una vacunación obligatoria para el resto sigue abierta. 

El repunte de los casos por la variante Delta preocupa al mandatario francés, por lo que afirmó que “si no actuamos ahora, los casos de contagios y la ocupación hospitalaria aumentará”.

Por eso, el objetivo de su gobierno es vacunar al 100% de la población. Macron afirmó que aún hay nueve millones de dosis disponibles que no han sido administradas y que otras más irán llegando al país. Refiriéndose a la vacunación dijo que es “una responsabilidad individual pero también una cuestión de libertad”. Agregó que es la “única forma de volver a la vida normal”. 

Según las cifras del Ministerio de Salud, en Francia 35,9 millones de personas han recibido una dosis de la vacuna y 27,8 millones ya tienen el esquema completo. El Ministerio también informó de 1.260 nuevos casos de Covid-19 en la última jornada.


Las pruebas PCR ya no serán gratuitas

Con el objetivo de impulsar la vacunación en vez de la toma de test PCR, Macron anunció que dichas pruebas ya no serán gratuitas. 

Desde el inicio de la pandemia, se podían solicitar las PCR sin ningún costo en diferentes partes del país, pero ahora los franceses deberán pagar por una, a menos que tengan una prescripción médica que se las ordene.  Por otro lado, Macron anunció que decretará el estado de emergencia en la Reunión y Martinica por lo que volverá el toque de queda en ambos lugares. 

Si bien esta decisión tiene que pasar por el Consejo de Ministros, se espera que pueda contrarrestar la alta ocupación médica y el corto avance en la vacunación en estos territorios. 


La reactivación económica y el sistema de pensiones

Además de anunciar nuevas medidas sanitarias, el presidente dedicó una parte de su discurso a hablar de la reactivación económica y se refirió específicamente a dos de las reformas estructurales que estaban paralizadas por la pandemia: la del subsidio al desempleo y la de pensiones.

“La  reforma del desempleo será plenamente instaurada a partir del 1 de octubre con una voluntad sencilla: en Francia uno debe ser capaz de ganarse mejor la vida trabajando que quedándose en casa, algo que actualmente no ocurre”, recalcó el mandatario. 

Además, anunció que su Gobierno le apunta no solo a recuperar los empleos que había antes de la pandemia, sino que también al pleno empleo. Anotó que desde enero de 2021 se han creado más de 180.000 puestos como una manera de hacerle frente a los 300.000 empleos que se perdieron en 2020. 

Sobre la reforma a las pensiones, que es otro de sus propuestas más polémicas, informó que no se aplicará hasta haber superado gran parte de la crisis.

“En cuanto las condiciones sanitarias lo permitan, tenemos que lanzar la reforma de las pensiones. Los regímenes especiales serán suprimidos. Como vivimos más tiempo, habrá que jubilarse más tarde”, aseguró.

Finalmente, ratificó su apuesta por buscar la independencia económica y científica de Francia, se comprometió con los jóvenes del país, que como él mismo afirmó, han sido uno de los más afectados por la pandemia y proyectó un crecimiento del 6% en la economía del país.


La extensión del pase sanitario en Francia

Además, el presidente galo anunció otras acciones para controlar la propagación del virus, entre ellas la ampliación del pase sanitario como requisito para acceder a establecimientos abiertos al público. El certificado muestra si una persona ya está vacunada o si se ha obtenido recientemente una prueba negativa de Covid-19.

La medida ya era vigente para entrar a discotecas, al igual que a eventos sociales y deportivos de más de 1.000 personas. Pero, a partir del 21 de julio, también se exigirá en establecimientos de cultura como cines y teatros con capacidad para más de cincuenta personas. Tendrán que presentarlo quienes tengan desde 12 años de edad, en adelante. 

En agosto, el pase se extenderá y también se pedirá en espacios como restaurantes, cafés, centros comerciales y establecimientos deportivos.  Además, se aplicará para autobuses y trenes de largo recorrido.

La determinación es una estrategia más para incitar a los franceses a vacunarse. El mandatario mismo afirmó que tomó la decisión de “imponer restricciones a las personas que aún no cuentan con vacunas, más que a toda la ciudadanía”. 

El mandato ya causó reacción en los franceses. Poco tiempo después de la alocución de Macron, el portal web de salud del país, Doctolib.fr, colapsó debido a la cantidad de personas que ingresaron para reservar una cita de vacunación.