El diputado por Rosario de la Frontera, Gustavo Orozco, se manifestó en la sesión de la Cámara con fuertes críticas a referentes del oficialismo y focalizó los reproches en el Subsecretario de la Juventud, el Secretario de Relaciones Institucionales y el Vicegobernador. Ratificó su respaldo al gobernador pero pidió un “timonazo”.

Orozco gustavo

El legislador, quien pertenece al Bloque Salta Tiene Futuro y es candidato a renovar su banca en el oficialismo, habló en el tramo de Manifestaciones y dijo que cuando decidió acompañar al gobernador Gustavo Sáenz le convenció la idea de ir contra la corrupción y cambiar lo que está pasando en Rosario de la Frontera.

“Quiero confirmar ese pacto de confianza ese pacto de confianza que tengo hacia Gustavo Sáenz, quero que le vaya bien”, manifestó el legislador para luego contar que cuando el vicegobernador llegó a Rosario de la Frontera esta semana, se abrazó con el intendente Solís a pesar de conocer las denuncias de corrupción en contra del Jefe Comunal. “Voy a acompañar a este gobierno pero no a la corrupción”, dijo.

Recordó que la Auditoría presentó la denuncia ante la Justicia, que en ese ámbito se pidió la elevación a juicio y que en la Cámara, presentó un proyecto de intervención al municipio.

“Creo que este gobierno tiene bases bien cimentadas pero hay células que están infectadas, que han entrado al Gobierno para hacer negocios”, manifestó para luego apuntar contra el Secretario de la Juventud, Pablo Marcial, denunciando “que tiene negocios con el Estado, algo que se debería prohibir”.

También, Orozco apuntó contra el Secretario de Relaciones Institucionales de la Provincia, Antonio Hucena, acusándolo de haberle hecho desaparecer una lista de candidatos a concejales con el objeto de perjudicarlo en las elecciones. 

“Entiendo que esa gente no puede estar en el Gobierno. O cambiamos la dirección o meten un timonazo y empiezan a decidir bien”, planteó el diputado rosarino y vaticinó que por su manifestación va a tener “diez mil problemas” tales como operaciones políticas, persecución o armado de causas.