Con una mayor inflación en Estados Unidos muchos países emergentes verán licuar la deuda pública, y de esa forma, poder salir más rápido de la crisis que atraviesan.

En el caso argentino

En el caso argentino, una mayor inflación en Estados Unidos, una suba en los precios de las materias primas y un mundo en crecimiento a temperarían los problemas económicos en los 2022 y 2023.Gentileza: IATI Seguros

Por Salvador Di Stéfano

La Argentina podría tener una gran oportunidad en el próximo bienio. Tenemos una moneda muy devaluada y la posibilidad de refinanciar con el FMI. El dólar podría devaluarse a escala global, lo que licuaría el stock de deuda, y las materias primas podrían volver a subir. No deberíamos perder esta oportunidad.

En el 2020 el mundo, o mejor dicho en los 43 países que releva el Banco Internacional de Pagos (BIS), la deuda del sector público, privado y hogares se ubicó en u$s221.500 millones y creció en u$s28.200 millones. De dicho total, la deuda de los países avanzados creció en u$s19.000 millones y la del mundo emergente en u$s9.200 millones.

Deuda en dólares: preparan pagos por más de u$s700 millones en julio

De estos primeros datos se desprende que las economías avanzadas tuvieron mayores márgenes de tomar financiamiento para sortear los problemas sanitarios.

Hay 4 países/regiones que se llevaron el 82% de todo el endeudamiento global. China, Japón, Estados Unidos y la Zona Euro se endeudaron en u$s23.300 millones. Resulta llamativo que China haya aumentado el endeudamiento en u$s7.600 millones y Estados Unidos en u$s7.700 millones.

El total de la deuda de Estados Unidos equivale al 296,1% sobre PBI, con semejante deuda y déficit fiscal nos encontramos en un escenario inédito para las finanzas internacionales. Si a esto le sumamos que la Reserva Federal está agotando la capacidad de financiamiento a la Tesorería, el mundo va hacia un escenario de una nueva normalidad.

El Tesoro americano está endeudado en el equivalente al 122,8% del PBI, si a esto le sumamos un déficit equivalente al 15% del PBI, en poco tiempo la deuda americana crecerá a niveles superiores del 150% de su PBI.

Estados Unidos se convertirá en una aspiradora de fondos y la tasa de interés de los bonos de tesorería americano se podría estacionar en niveles más elevados a los actuales. Si bien hay opiniones contrapuestas sobre este tema, y la probabilidad de que la inflación sea un fenómeno pasajero, los números de deuda y déficit son alarmantes.

El PBI americano se ubicaría en torno de los u$s21.000 millones, la deuda del Estado en u$s25.705 millones y la deuda del Estado, sector privado y hogares los u$s62.000 millones, todo esto en el marco de un déficit fiscal que rondaría los u$s3.000 millones.

China es el segundo foco de atención, con una deuda total de u$s44.800 millones que representa el 290% de su PBI. El mayor problema está centrado en los bancos en las sombras y en la banca estatal, que podrían tener problemas de solvencia. China ha venido teniendo una revaluación de su moneda, que la llevó a disminuir su capacidad exportadora, esto, sumado a la suba de los fletes marítimos, le quitó competitividad internacional. Necesita una moneda más devaluada para mejorar su mercado interno.

Japón está en un estancamiento secular, su economía no crece y es un caso de estudio para las escuelas de economía y negocios. Su endeudamiento equivale al 420% del PBI, y su tasa de interés es negativa. Europa está con una deuda equivalente al 292% de su PBI, el Banco Central Europeo ha financiado las tesorerías de los países miembros, pero Alemania no desea que esto siga ocurriendo, desea proteger el valor del euro, esto obligaría a que muchas economías deban realizar duros ajustes económicos.

En América Latina, quien más incrementó su endeudamiento en términos nominales en el año 2020 es Chile que pasó de u$s504 u$s570 millones. Debemos dejar constancia que el Estado chileno no tiene deudas, todo es deuda privada y de hogares. Brasil es el país que vio disminuir su deuda desde u$s3.095 a u$s2.709 millones, esto se debe al endeudamiento en moneda local y la devaluación de su signo monetario, en el año 2020 el real se devaluó el 25,0%.

Argentina, durante el 2020, aumentó su deuda total en u$s9.000 millones, pasando de u$s420 a u$s429 millones, la devaluación de su moneda fue del 40,5%, mientras que el dólar blue se devaluó el 116,6%. La deuda argentina está constituida mayoritariamente en moneda extranjera.

El Estado argentino pasó de una deuda de u$s336 a u$s349 millones, lo que equivale al 108,9% del PBI. Argentina durante el 2020 aumentó la deuda del Estado y recortó la deuda de los privados según el informe del Banco Internacional de Pagos. Claramente el Estado le saca recursos al sector privado argentino.

Conclusiones

  •  Estamos en un mundo en donde el mayor endeudamiento provino de la creación de dinero vía emisión monetaria, para resolver los problemas de déficit que generó la pandemia, en un marco económico de estancamiento secular y economías con severos problemas de gestión.
  • El mayor endeudamiento fue a las economías desarrolladas, en especial Estados Unidos, Japón, China y Zona Euro, que se llevan el 82% de la deuda mundial.
  • América Latina no pudo recibir ayuda externa, sus economías financiaron la pandemia vía emisión monetaria, devaluación del signo monetario y un marcado incremento de la pobreza. Atemperó la crisis una suba importante de las materias primas, que alcanzaron valores récord durante los primeros meses del 2021, efecto que se ha comenzado a diluir en las últimas semanas.
  • Los problemas de reestructuración de deuda se repetirán a escala global, ya sea en el sector público como en el sector privado. Se necesitará de un alto crecimiento económico para volver a tener un nivel de endeudamiento razonable y superávit fiscal en las economías del mundo.
  • Una mayor inflación en la economía americana ayudaría a que muchos países emergentes vean licuar la deuda pública, y de esa forma poder salir más rápido de la crisis que atraviesan.
  • En el caso argentino, una mayor inflación en Estados Unidos, una suba en los precios de las materias primas y un mundo en crecimiento atemperarían los problemas económicos en los 2022 y 2023, en la medida que el gobierno adopte medidas de racionalidad económica. Está claro que, en el contexto actual, los organismos financieros internacionales no estarán presurosos por cobrar sus deudas, hay un cambio de discurso y mayor tolerancia hacia los países deudores.
  •  Desde febrero de 2020 a la fecha nuestra moneda, medida por el dólar blue, se devaluó el 123%, es un caso único en el mundo, seremos uno de los países más económicos de América Latina. Para los argentinos será carísimo viajar al exterior, y los extranjeros verán a nuestro país a precios de regalo. Si en este contexto atraemos inversiones, tenemos la oportunidad de salir rápido de la crisis, si le ponemos ideología al contexto económico perderemos una oportunidad histórica, y van…