Los clubes siguen padeciendo la falta de público y las desigualdades laborales. Piden que se aprueben sus protocolos y se regionalicen las restricciones.

Las medidas del Gobierno de la Nación sepultan al fútbol salteño

Con realidades diferentes, pero acatando las medidas de la administración del presidente Alberto Fernández, los clubes salteños de fútbol que respetaron hasta el momento todas las medidas de seguridad, siguen sufriendo el confinamiento y la prohibición de ingresos por la falta de público y día a día se acercan al abismo. Desde la Liga Salteña y los presidentes de diferentes clubes coinciden en resaltar la situación caótica por la que atraviesan. 
Por la falta de previsibilidad y un futuro muy oscuro para sus arcas, piden urgentes respuestas y participar de las decisiones en nuestra provincia.
Y desde la entidad madre del fútbol salteño para abajo, los ánimos están “en llamas”.
“Por primera vez acato, pero no acompaño”, disparó el presidente de la Liga Salteña, Sergio Chibán. “Tenemos que hacer un poco de historia a partir del 18 de marzo de 2020, cuando arrancó la pandemia. Toda una población estuvo buscando una salida en medio de tanta incertidumbre”, recordó. 
En ese sentido resaltó que “la Liga Salteña fue un ejemplo de cumplimiento y acompañamiento a todas las normativas, estuvimos un año sin competencias y hasta pusimos a disposición el hotel de la entidad a casi cero costo. Desde su presidente junto a todos los directivos y empleados estuvimos al frente de una situación muy complicada”.
“Lamentablemente los costos y las erogaciones siguieron y los ingresos se frenaron. Creo que fue un año de experimentos para estar preparados para lo que vendría después, con camas disponibles, con médicos más preparados y con la vacuna ya llegando. Hoy la situación ha cambiado, pero básicamente llegamos a marzo con menos clubes en la Liga por el efecto pandemia. ¿Alguien conoce hasta dónde llega el esfuerzo de los presidentes para mantener abiertas sus puertas?, se preguntó Chibán.
“El club es entretenimiento, esparcimiento y desarrollo social e intelectual para la gente, pero para nosotros, que estamos desde adentro, es un obligación laboral mantener las estructuras”, resaltó.
“Empezamos en estos últimos meses nuevamente a competir, abrirles las puertas a los chicos. Hicimos una propuesta de 100 personas por tribuna para que por lo menos cubran los costos de la apertura partido de ese día y no los aceptaron”, se quejó el presidente liguista.
“Seguimos acompañando las medidas y conociendo lo que hacen los clubes para juntar hasta la última moneda para participar de un torneo, al margen de la constante ayuda de la Liga y llegamos al sábado al mediodía con un mensaje que nos dice que a partir de la medianoche no se puede hacer nada”, sintetizó.
En ese sentido Chibán aseguró: “Creo que fue una medida apresurada y desproporcionada con respecto a la realidad ya que las fuentes informativas hablan de 220 o 230 casos en la capital salteña en una población de 650.000 habitantes. O sea que hablamos del 0,03% de contagios.
“El doctor Francisco Aguilar (titular del COE), muy reconocido y respetado por su profesionalismo, habló que bajó la mortalidad un 70%. Y de repente llegó una medida fatal y estricta y según como se presente la situación hasta podría aumentar con restricciones paulatinas”, detalló el mandatario.
“Nos llega este confinamiento en un momento muy crítico. Es un nuevo empujón al vacío para los clubes”, resaltó.

La teoría macabra

Pero lo cierto es que el enojo de Chibán y los dirigentes salteños no escapa del pensamiento popular a la hora de hacer un balance de las gestiones y medidas tomadas por el Gobierno nacional. “La teoría de la imprevisión no funciona. Si me cerrás bancos y súper no nos vamos a morir durante nueve días. Pero demos ejemplo en todo. Ni Libertadores ni Sudamericana ni Copa América ni Copa de la Superliga. Demos un ejemplo de igualdad”, disparó Chibán.
Y agregó: “La pandemia genera muchas irregularidades y preguntas, pero no después de casi un año y medio. Hoy se legisla sobre imposibilidades de cumplir y eso te lleva a la rebeldía: la gente está desesperada y tiene que comer. No los justifico, pero sí los entiendo”.
“En Salta hay un alto grado de vacunación porque fue mérito del Gobierno de Salta”, resaltó el presidente liguista.

LAS VOCES DE LOS CLUBES

“Desigualdad y discriminación”

El presidente de Central Norte, Héctor Defrancesco, criticó que “lo que afecta a los clubes es la desigualdad y la discriminación que hay en el fútbol, porque se podría jugar en estadios abiertos, con una capacidad limitada y con el debido protocolo se seguridad. Hay otras actividades que lo hacen y al fútbol no le permiten”.
“Con 3.000 personas distribuidas en el Martearena se pude hacer sin riesgos. Uno va al centro de la ciudad y se lo ve lleno con un peligro latente y no se entiende la medida en contra del fútbol”, señaló.
“Para mí las medidas del Gobierno nacional no son creíbles. Cuando hay relajamiento social al fútbol lo dejan de lado. Hay que ver la realidad de todo el país y no solo la de Buenos Aires”, sentenció.

“Falta de sentido común”

“Seguramente Gimnasia a sido el más afectado porque tenemos tres predios, mucha infraestructura y empleados y al haberse producido la pandemia prácticamente nos quedamos sin socios por la falta de actividad y sin ingresos. De 4.000 socios bajamos de un día para el otro a 500”, resaltó el presidente albo Marcelo Mentesana.
“Hay protocolos e ideas. Ya se habían habilitados sectores para la gastronomía y los teatros con cierta cantidad de público, en donde llegaron a entrar 800 personas en un ambiente cerrado y en los estadios que son abiertos no se permiten público”, insistió.
“Estamos viendo muchas medidas con falta de criterio y sentido común”, concluyó.

“Nos afectó un 80 por ciento”

El titular de San Francisco, Ángel Machado, destacó que “el parate desde el año pasado nos afectó un 80 por ciento, no solo por la gente que no va a cancha, pero nuestro predio con dos canchas de fútbol 11 y otras de 5 de piso sintético y otra de arena de fútbol 7 se vio afectado por la ausencia de gente y por lo consiguiente de ingresos”.
“Si tomamos el ejemplo de Parque Bicentenario, hay actividades gratuitas y es loable porque le sirve mucho a la gente, para sacarse el estrés y la tensión por la situación. Así, para algunos cosas hay exigencias y para otra no. Estoy de acuerdo que liberen al fútbol porque no es un foco de contagio”, concluyó.

“La realidad es muy diferente”

“Este parate nos hizo que los chicos vuelvan a sus casas o se acerquen a escuelas “satélites” que arma algún vecino, pero al volver las actividades logramos traerlos con un gran equipo técnico que armamos para contenerlo, sobre todo en el aspecto social. Pero hoy, con las nuevas medidas, se vuelve a cortar todo”, se lamentó Juan Manuel Narz, el titular de Pellegrini. “Estoy convencido que la realidad de Salta es muy diferente. Buenos Aires, que tiene otra demografía y otra cantidad de gente y de contagios. Acá se puede manejar de otra manera. Las medidas del Gobierno nacional te afectan y ponen al interior al borde del abismo”, concluyó.

Fuente: El Tribuno Salta