El equipo de Miguel Angel Russo acertó en los momentos y dejó a su rival sin poder de reacción en el estadio de la Bombonera. Almedra, Villa y Valverde, en contra, fueron los autores de los goles.

Boca Juniors goleó y se  clasificó a los octavosGRITO “XENEIZE”

Boca Juniors hizo muy bien los deberes anoche en la Bombonera. Goleó a The Strongest de La Paz 3 a 0 por la última fecha del Grupo C de la Copa Libertadores de América.

De esta manera, se aseguró el pase a los octavos de final de la competencia continental, el gran objetivo propuesto ahora.

Barcelona de Guayaquil fue el ganador de la zona con 13 puntos. El “xeneize” sumó 10, Santos y los bolivianos terminaron con 6 respectivamente, pero -por diferencia de goles- los brasileños clasificaron a la Copa Sudamericana.

Fue una noche ideal para Boca, ya que prácticamente salió ganando desde el vestuario. A los 3’, Almedra abrió el marcador y fue un desahogo para el dueño de casa.

Si bien se estimaba que no tendría mayores inconvenientes, las actuaciones poco convincentes de sus últimas presentaciones, habían generado dudas. A partir de la ventaja, el conjunto de Miguel Angel Russo manejó el trámite con tranquilidad. Movió la pelota de un lado para otro e intentó atacar siempre con mucha gente.

Igualmente, el gol llegó sobre el cierre de la etapa, en un momento justo. Villa no perdonó y el dos a cero pareció lapidario de cara al futuro.

La visita, encima, tuvo la mala fortuna que al inicio del complemento, Valverde trató de despejar y envió el balón al fondo de su propia valla.

Después no pasó demasiado. La lesión del árbitro Tobar, que fue reemplazado por el asistente Gamboa, llamó la atención.

Mientras que en lo futbolístico, Russo sacó de cancha a varios jugadores claves -Tevez, Cardona, Villa- ya con la mente puesta en la definición del lunes de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol.

Es que su segundo desafío para este período es ganarle el lunes a Racing Club y meterse en la final del certamen doméstico que se jugará en San Juan.

Luego será tiempo de ilusionarse con llegar a la final.