La Conmebol rechazó el pedido de River de sumar un arquero, y frente al brote de coronavirus dentro del plantel y de las numerosas lesiones, jugará su partido contra Independiente de Santa Fe con un jugador menos, sin arquero ni suplentes.