El jefe de Terapia intensiva del Hospital Papa Francisco, Ricardo León de la Fuente, brindó un preocupante panorama sobre el momento que atraviesa la institución.

Por Aries, León de la Fuente explicó que la institución se encuentra con una capacidad operativa completa y están haciendo todo lo posible para reclutar recursos humanos para ampliar.

Detalló que los primeros días de febrero se devolvió la Escuela 2 de Mayo “ARA General Belgrano” en que habían instalado 48 camas para pacientes moderados y les permitía tener más capacidad.

Mientras tanto, señala que bajó la edad de los pacientes que están recibiendo, de 70 a un promedio de63 años, algo que atribuyó probablemente a que se ha empezado el proceso de vacunación de gente de más edad.

Para León de la Fuente, lo que hay que hacer es lo que se demostró que funciona en todo el mundo y son los testeos y vacunas, y también el rastreo de asintomáticos cuando se detecta un postivo.

El médico del Hospital Papa Francisco sostuvo que las escuelas es el último lugar que cerraría porque siguen habiendo fiestas clandestinas y manifestaciones sociales.

“Hay muchas cosas para hacer y dejaría en último lugar el cierre de escuelas”, sostuvo, porque “está demostrado que no es una fuerte de diseminación, ni de contagio de la enfermedad”.