Además advirtieron que crecieron las consultas por otras patologías.

 El hospital Oñativia, alerta  por el aumento de casos

El aumento de casos de COVID-19 ya comenzó a advertirse en los hospitales. En el hoArturo Oñativia, por ejemplo, se destacó que “se percibe un aumento importante en los casos diarios”. El gerente del nosocomio, Marcelo Nallar, hizo referencia al “alto índice de la ocupación de camas” que actualmente está en el 90%. “Lo vemos con muchísima preocupación”, agregó el médico.

Desde que el aumento de casos comenzó a percibirse en Buenos Aires, Nallar comenzó a advertir sobre el “espejo” que es Salta respecto a lo que pasa en el centro del país. “Lo que pasa allá hoy, pasará aquí en 20 días”, advirtió.

El hospital que se especializa en pacientes con diabetes y obesidad reactivó las zonas verdes y rojas de terapia intensiva. Además analizan acatar la circular del Ministerio de Salud de Nación que pide reprogramar las cirugías planificadas. “También reducir las consultas que no sean elementales y estamos tomando algunas medidas para no repetir errores del año pasado, como el de tratar a los pacientes obesos y diabéticos con teleconsulta”, señaló Nallar.

Se calcula que en la provincia hay 14.400 diabéticos, de los cuales 8.100 son insulinodependientes. Por esto, los pacientes del Oñativia requieren de actividades extras además del tratamiento, como la actividad física. Para no caer de nuevo en el abandono de la actividad, el nosocomio firmó un acuerdo con el centro de rehabilitación de la Provincia para habilitar el gimnasio de 14 a 18 horas donde dará clases el profesor de educación física y el fisioterapeuta. “Durante la pandemia lo hicimos virtual, pero funcionó los primeros días no más”, resaltó el médico.

Los pacientes que atiende el Oñativia son considerados de riesgo, a su vez suelen necesitar tratamientos crónicos como los insulinodependientes.

El abandono de los tratamientos también fue advertido por el PAMI. Ellos señalaron, a la par de los casos de COVID-19, que sus afiliados registraron una gran cantidad de consultas por otras patologías crónicas.

“Con la cuarentena del año pasado y el quedate en casa, a la larga hizo que las enfermedades crónicas se consulten en un estado mucho más avanzado. La cuarentena prolongó e hizo que se comenzaran a ver patologías no transmisibles en estado avanzado o con complicaciones en patologías de diabetes no tratadas y que requieren una cama de terapia para poder tratarla”, resaltó el médico. Aunque señaló que no solo se incrementaron las consultas por patologías no transmisibles.

Hace unos días, en una nota a este matutino, la referente local del PAMI, Verónica Molina, destacó la gran cantidad de consultas oncológicas retrasadas y que ahora demandan atención. Situación que también es advertida en el hospital Oñativia.

Vacunas

Durante el fin de semana se viralizó la información de que en el Oñativia estaban vacunando personas consideradas de riesgo. Consultado, Nallar confirmó que se brindó este servicio y aclaró que se trataba de un remanente. “Recibimos vacunas para pacientes trasplantados e insuficientes renales en diálisis. Se vacunó el 100% de pacientes en diálisis y los trasplantados pacientes del hospital. Terminamos de vacunar al personal y con el remanente vacunamos durante todo el fin de semana a pacientes considerados de riesgo hasta acabar el remanente”, indicó. Desde el miércoles pasado que se habilitó la posibilidad, se inscribieron 2.800 personas de las cuales lograron vacunarse 600; un promedio de 150 vacunados diarios.

El 5% de enfermos, en UTI

El reporte de casos confirmados de COVID-19 de ayer registró 129 y 50 casos sospechosos. Mientras que se informaron 122 personas internadas en la unidad de terapia intensiva (UTI), de los cuales 40 pacientes están con respiración automática asistida.
El reporte anterior, del día 10, indicaba 116 pacientes en UTI, por lo que se registró un leve aumento, hace cinco días que el promedio rondaba los 115.
Si se tiene en cuenta la cantidad de casos confirmados hasta el momento, 30.604, menos los recuperados, 26.786, y los decesos, 1.208, se calcula que actualmente hay 2.610 personas cursando la enfermedad. De ellas, 122 están internados en las unidades de terapia intensiva; es decir, casi el 5 por ciento, más precisamente 4,67 por ciento.
El reporte del 10 de abril había marcado 116 pacientes en UTI; el día 9, 108, y el 7, 117.
Este último día se registraron, además, 44 personas con respiración mecánica asistida.

Fuente: El Tribuno