Por Aries, Eduardo Manresa informó que, por la baja demanda de productos, algunas marcas de bicicleta decidieron bajar sus precios hasta un 20%. En tanto, señaló que la provisión de repuestos no se ha normalizado, por lo que los faltantes continúan.

multimedia.normal.bdc40dfaa1eb61c9.576861747341707020496d61676520323032302d30382d30372061742030372e5

Promediando el 2020, las restricciones de utilización del transporte público de pasajeros, sumada a los cuidados de los ciudadanos respecto a las aglomeraciones, produjeron un alza en la compra de bicicletas; la pandemia hacía suponer que este modo movilizarse iba a ser adoptado definitivamente por los salteños. Así lo reflejaba un informe publicado por aquel entonces.

Sin embargo, hoy la situación es muy diferente. La crisis que golpea el bolsillo de los trabajadores dejó atrás – entre tantas otras cosas – la ilusión de una ciudad movilizada sustentablemente y amigable con el ambiente.

Eduardo Manresa, referente del sector, explicó que el mercado se enfrió de forma considerable y que es tal baja en la demanda que algunas marcas decidieron bajar un 20% el precio de sus bicicletas.

“La bicicleta que antes costaba $50.000 ahora bajó un 20%, es decir que la demanda cayó bastante”, sostuvo Manresa y explicó que los grandes fabricantes  – y sobre todo las pymes – del sector están pasando momentos de mucha incertidumbre.

A ello se le suma – continuó el referente – que la provisión de repuestos no se ha normalizado desde el año pasado en Salta, por lo que muchos usuarios quedaron con sus vehículos parados hasta tanto consigan cambiar las piezas rotas. 

Fuente: Aries Online