La decisión fue tomada esta tarde por los fiscales de San Isidro que investigan la muerte del ex futbolista. También se citará a declarar otra vez a la cocinera “Monona” Rodríguez

Imputaron al psicólogo y a los dos últimos enfermeros que atendieron a Diego Maradona

En una decisión que demuestra el avance del expediente que investiga la muerte de Diego Armando Maradona, la Fiscalía General de San Isidro decidió imputar esta tarde al psicólogo Carlos Díaz, que trató a Maradona en los meses previos a su muerte. La decisión también incluye a la enfermera Dahiana Gisela Madrid, que reconoció haber mentido en su reporte a la empresa que la contrataba sobre supuestamente haber controlado a Diego, así como a otro enfermero, de nombre Ricardo Almirón, presente el 25 de noviembre.

La calificación en su contra es la misma que por la que se investiga al neurocirujano Leopoldo Luque y a la psicóloga Agustina Cosachov: homicidio culposo por negligencia u omisión.

Con respecto al psicólogo Diaz puntualmente, si bien la imputación es la misma que el resto, para los fiscales su participación en el cuidado de la salud de Maradona fue preponderante.

Según consta en el expediente en base a distintas pruebas recolectadas, se sumó al staff médico de Maradona en el mes de septiembre y tomó un papel fundamental en los cuidados del astro del fútbol. Tanto es así que, en las pericias a los teléfonos, surge que Luque y Cosachov tenían cierto recelo por el modo en que Díaz había tomado las riendas.

“Díaz fue anoticiado de que se inició una investigación en su contra, es la misma situación que Luque y Cosachov. Todavía no están definidas las indagatorias. Para eso esperaremos más pruebas como por ejemplo lo que diga la junta médica”, informan fuentes de los tribunales sanisidrenses.

El caso de la enfermera Madrid es sumamente curioso. Cuando Maradona recién había muerto y los fiscales empezaron a tomar las primeras declaraciones dijo, en sede judicial, que esa mañana ella no había ingresado a la habitación de Diego pero que había escuchado que se había levantado a orinar a las 7.30. Sin embargo, en un informe interno que confeccionó para la empresa de salud en la que trabajaba escribió que sí había traspasado la puerta de la habitación del Diez para controlar sus signos vitales. Cuando ese documento llegó a manos de los fiscales la volvieron a citar para que aclare porque declaró una cosa y en su informe para la empresa escribió otra cosa.

La respuesta fue contundente. “Escribí en el reporte que le intenté controlar signos vitales, lo cual no es cierto”, afirmó Dahiana según una fuente judicial de alto rango. “Lo puse por una indicación del coordinador”, aseguró.

Para los fiscales, esta situación, si bien no fue considerada hasta el momento un falso testimonio porque en definitiva a la Justicia siempre le dijo lo mismo y la mentira estuvo en un documento interno, les llamó poderosamente la atención.

En tanto, el quinto imputado es el enfermero Almirón, que aseguró ser el último en ver con vida a Maradona, cuando chequeó sus signos vitales antes de ser relevado por Dahiana Madrid a las 6.30. Para él corre la misma imputación que para el resto.

Por otro lado, en el marco de esta investigación, se volverá a convocar como testigo a “Monona” Rodríguez, la cocinera que trabajaba en la casa del country San Andrés y presente en el lugar cuando hallaron sin vida a Diego Maradona.

Los fiscales decidieron comenzar su batería de imputaciones con el círculo médico y más próximo a Maradona, aunque no se descarta que la semana que viene pueda haber más novedades con aquellos que estaban cerca pero no eran profesionales de la medicina. Recién cuando todo esto esté resuelvo se procederá a conformar la famosa junta médica y luego será el turno de las indagatorias.

Las imputaciones surgen a partir de los nuevos peritajes telefónicos, y de las nuevas medidas de prueba que se tomaron en los últimos días.

Los fiscales Laura Capra, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren, bajo la coordinación del fiscal general John Broyad, trabajan en un informe donde volcarán las pruebas para finalmente llegar a la declaración indagatoria de los acusados.

Así, comienza a concretarse una nueva hipótesis de trabajo sobre el entorno, comienzan a investigarse aquellos quienes hayan estado al cuidado más inmediato de Maradona en la casa del country San Andrés, sean personal médico o no, quienes hayan tenido la responsabilidad de controlarlo y auxiliarlo, con el ídolo confinado a una habitación en una internación domiciliaria sin un llamador de cama, un tanque de oxígeno o un desfibrilador. Es decir, aquellos que estaban en una “posición de garante de su vida”, explican en los tribunales de San Isidro, como si fuesen guardavidas en la playa del final del mejor jugador de fútbol del planeta. Los mezquinos dichos en los chats de Luque, como “el gordo se va a cagar muriendo”, completan el cuadro, son considerados apostillas a la historia de la muerte.