El futbolista reconoció que hubo llamados del Millonario, pero la seducción de Juan Román Riquelme pudo más. “Yo tenía en mi cabeza que quería jugar en Boca”, aseguró Rojo.

Marcos Rojo, el rechazo al llamado de River y por qué eligió a Boca

Es oficial. En la mañana del martes 2 de febrero, Boca Juniors anunció la llegada de Marcos Rojo al plantel comandado por Miguel Ángel Russo. Luego de ser vinculado a rumores que lo relacionaban con River Plate y Estudiantes de La Plata, el ex defensor de Manchester United dialogó en conferencia de prensa tras firmar su contrato y explicó los motivos que lo llevaron a elegir al “Xeneize”.

Me han llamado de todos lados, no solo de Estudiantes y de River, pero yo tenía en mi cabeza que quería jugar en Boca. Ya se lo había dicho a Román“, expresó el deportista, cuyo último paso por el fútbol argentino se llevó adelante en 2020 (llegó a préstamo por seis meses al “Pincha”, pero no jugó demasiado debido a diferentes lesiones que lo aquejaron).

Por otra parte, el defensor manifestó su alegría por haber logrado el objetivo de ponerse la camiseta azul y oro: “Muy feliz de estar acá, están mis familias y amigos. Muy contento de compartir. Agradecer al presidente por el esfuerzo. Venía hablando con Román hace tiempo. Hubo llamados. El contacto siempre estuvo. Supe del esfuerzo. Fue un trabajo largo. Se pudo firmar, muy feliz”.

Esto de jugar en Boca siempre está en la cabeza. Acá en la Argentina el más grande, uno de los más grandes del mundo. Siempre es lindo. Hablaba con el DT de la forma de juego. Salir a buscar todos los partidos. Es salir a ganar cada fin de semana. Román me llamó el año pasado”, reconoció Rojo, quien pese a haber oficiado durante mucho tiempo como lateral izquierdo, aseguró que el DT de Boca ya le manifestó su intención de utilizarlo como zaguero.

Cuál será el puesto en el que jugará Rojo dentro del equipo de Boca

Explicando cuál será su función dentro del actual equipo campeón del fútbol argentino, Marcos Rojo analizó: “Tuve la suerte de charlar con Miguel. Me había cruzado con Miguel. Hablamos de fútbol, de lo que pretendía. Me dijo que me va a utilizar como central. Está bien, la conozco mucho y me gusta. También lo puedo hacer de lateral. Mi viejo estaba contento. Fue un día largo. Aprovecho a saludar a mi mamá. Mi viejo estaba muy contento y no paraba de abrazarme, quería venir a la cancha”.