En allanamiento en un domicilio de Aguas Calientes, Jujuy, encontraron gasoil y dinero. Hay dos nuevos implicados.

Ladrones de combustible:  cae la conexión jujeña El remolque donde transportaban el combustible de las locomotoras diésel del Belgrano.

Con un nuevo allanamiento en la provincia de Jujuy, de a poco se comienza a esclarecer el faltante de miles de litros de diésel de los depósitos y el dispenser de combustible que utilizan las máquinas del Belgrano Cargas.

El robo de combustible de la estación de General Gemes, nudo ferroviario por excelencia de la provincia de Salta, está transformándose en un affaire interprovincial.

Horas atrás se llevó a cabo un allanamiento en Jujuy, donde se secuestraron barriles de gasoil, dinero en efectivo y otros elementos que sirven para la causa, que parece ser mucho más importante de lo que se dijo. El allanamiento fue dispuesto por el Juzgado Federal de Garantías 1 de Salta, y se llevó a cabo en un domicilio de la avenida del Milagro en la localidad de Aguas Calientes, en Jujuy.

De allí se secuestraron barriles llenos de 205 litros, bidones de plástico de 100 litros completos, 5.000 litros de gasoil, más de 100.000 pesos en efectivo, un celular y documentación de interés para la causa.

La investigación se inició en noviembre del 2020 a raíz de una denuncia radicada en la Unidad Operativa Federal de Salta de la Policía Federal Argentina por una persona de identidad reservada, quien manifestó que un empleado del predio ferroviario de Trenes Argentinos “Belgrano Carga y Logística”, de General Gemes, aprovechándose de su condición de empleado, sustraía gasoil para luego revenderlo en el mercado ilegal.

De este modo, mediante discretas tareas de calle, como así también de la intervención de dos líneas telefónicas, se logró identificar al principal investigado, quien junto con su pareja e hijo realizaban el apoyo logístico para tal fin; encargándose además de la distribución, pudiéndose determinar que los mismos habían logrado sustraer más de 50 mil litros combustible.

En cuanto al “modus operandi”, el principal investigado en su calidad de empleado de dicha empresa como coordinador de los desplazamientos de los convoys, en el horario nocturno, habilitaba el ingreso de los otros dos imputados, quienes con bidones sustraían el gasoil de los surtidores y de las maquinas (locomotoras); y luego su pareja se encargaba de la venta y distribución en diferentes comercios (gomerías, lubricentros, etc.) de la localidad salteña de General Gemes y de Aguas Calientes y Perico ( en Jujuy).

De las intervenciones telefónicas se pudo determinar que en Aguas Calientes existía el comercio denominado “Lubricentro Rocha”, que fue allanado; constatándose fehacientemente que su propietario vendía gasoil de procedencia ilícita, producto de la sustracción del combustible en la empresa.

Con el procedimiento realizado el miércoles se logró desarticular una organización criminal destinada no solo a la venta ilegal de gasoil en las localidades jujeñas de Aguas Calientes y Perico, y en la ciudad de General Gemes de Salta, sino también a una millonaria evasión fiscal.

Intervino el área de investigación y Litigios de Casos Complejos de la Unidad Fiscal Federal a cargo de Ricardo Rafael Toranzos.

Fuente: El Tribuno Salta