Las negociaciones salariales con los gremios arrancarán el miércoles próximo, según adelantó el ministro de Economía, Roberto Dib Ashur, quien pintó un panorama de las finanzas de la Provincia.

Adelantan el inicio de las paritarias  para que las clases inicien en marzo

La última paritaria provincial fue a fines de febrero de 2020, sin pandemia ni con el distanciamiento que deberá primar ahora.

Faltaba una pata al anuncio del inicio de clases para el 1 de marzo. Sin paritarias esa promesa sería difícil de cumplir. Es por eso que desde el Gobierno provincial adelantaron el llamado a una negociación salarial con los gremios docentes y el resto de los estatales para el miércoles próximo. La intención del Ejecutivo es minimizar y atender con tiempo los reclamos sindicales que puedan surgir y cumplir con el objetivo de que los alumnos y alumnas puedan volver a las aulas, después de un año con una actividad escolar muy reducida.

Fue el ministro de Economía de la Provincia, Roberto Dib Ashur, y no su par de Educación (como se suponía) quien dio a conocer la convocatoria a paritarias. Los representantes gremiales aún no habían empezado a manifestar públicamente el pedido de un aumento salarial y se sorprendieron con el llamamiento.

“Entendemos que era el momento de hacerlo ahora. La semana que viene vamos a hacer la convocatoria general, más allá del diálogo que vamos teniendo con los representantes gremiales de manera individual”, dijo ayer Dib Ashur.

El funcionario recordó que el año pasado el incremento en los sueldos para los docentes y el resto de los empleados de la Provincia fue de un 31,7%. Casi la totalidad de ese aumento, el 30%, se dio hasta julio.

De acuerdo al relevamiento de precios al consumidor del Indec, en 2020 la inflación fue del 36,1%. La diferencia entre el costo de vida y la suba salarial que se otorgó el año pasado será el primer tema de conversación en la negociación con los delegados sindicales, según adelantó el ministro.

“En diciembre el indicador de la inflación ha superado la suba salarial, por lo que también vamos a discutir el tema de diciembre, particularmente en la negociación”, señaló Dib Ashur.

Panorama

La forma en la que encarará el Gobierno la paritaria tendrá mucho que ver a cómo terminaron las finanzas en 2020. El ministro de Economía afirmó que las cuentas cerraron de “manera equilibrada” el año pasado y no hubo déficit fiscal.

“Hemos logrado cerrar el 2020 muy ajustados, pero nuestro resultado final es equilibrado. Hicimos un trabajo muy fino en la contención de gastos, en el conocimiento de las distintas cuentas, por eso es que podemos planificar”, dijo Dib Ashur.

Ese recorte de gastos se puede ver a simple vista en las escasas obras públicas que se encararon durante el año pasado. De acuerdo con los datos de la Oficina Provincial de Presupuesto, entre enero y noviembre de 2020 se invirtió solo un 42% de lo que estaba previsto en construcciones.

Hubo un ahorro significativo, también, en los pagos de la deuda provincial.

“Hemos logrado bajar el stock de la deuda de la Provincia y reducirlo en más de 40 millones de pesos y estamos en proceso de negociación de la deuda externa”, indicó el contador.

Justamente, del resultado de la negociación de la deuda internacional del Estado salteño depende gran parte del futuro de la actual administración. Se trata del crédito de 350 millones de dólares que se obtuvo en 2016 para el malogrado Plan del Bicentenario.

A partir de 2022 el Gobierno tiene que empezar a pagar el capital de ese préstamo con cuotas que son inviables para una provincia sumida en la pobreza (algo que ya se sabía cuando la anterior gestión encaró el empréstito con una irresponsabilidad de la que nadie se hizo cargo hasta ahora, sobre todo la Justicia).

Hasta este año las obligaciones que se deben afrontar son cuotas semestrales de los intereses del crédito, por 16 millones de dólares cada una. El 7 de enero pasado venció una cuota y el Gobierno postergó su pago para el 7 de febrero.

Bajo las condiciones actuales de la deuda, en 2022 se debería abonar US$ 154 millones en un solo pago; en 2023, US$ 138 millones y en 2024, US$ 127 millones. La negociación que encara Dib Ashur es para que esos plazos se extiendan y se baje la tasa de interés, que se encuentra en 9,125% anual (casi inmejorable en el mundo para los especuladores financieros).

“Buscamos que la deuda sea sustentable, que los recursos que tengamos sirvan para pagar los vencimientos que vamos teniendo, que son muy grandes, para 2022, queremos que esos pagos sean más bajos e impacten menos en el presupuesto”, dijo el ministro de Economía.

Para saber cuándo se paga 

El ministro de Economía, Roberto Dib Ashur, dio a conocer también ayer que se empezó a publicar el cronograma de pagos de la Provincia a sus proveedores y planta de empleados, entre otros.

En la página salta.gob.ar/cronograma-de-pagos se puede ver el detalle de las obligaciones del Estado hacia los distintos sectores. Cada mes se actualizarán las fechas correspondientes, para mayor control y orden de las cuentas públicas provinciales.
Se incluyen a proveedores del Estado, sueldos, subsidios, coparticipación, alquileres y otros.
“Queremos dar previsibilidad a los pagos de las cuentas públicas”, dijo Dib Ashur.
“Vamos a publicar todos los meses el cronograma actualizado, para que todos aquellos que cobren del Estado sepan cuándo pagamos. Eso nos va a dar la posibilidad de tener mayor previsibilidad y un mejor manejo de las cuentas públicas”, insistió el funcionario. 
Entre la obligaciones figura lo correspondiente a los 60 municipios de la provincia, que durante el año pasado tuvieron una atención especial por la pandemia.
“Los hemos ayudado a sortear esta situación, así como nosotros hemos necesitado del acompañamiento de Nación, los municipios necesitaron el de la Provincia”, recalcó el ministro.

Fuente: El Tribuno Salta