En promedio, los consumidores pagaron 4,31 veces más de lo que cobró el productor, cuando en octubre la diferencia había sido de 4,49 veces, de acuerdo con el Índice de Precios en Origen y Destino de Productos Agropecuarios (IPOD), elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

La brecha de precios entre lo que pagó el consumidor en las góndolas y lo que recibió el productor agropecuario registró una caída de 4% en noviembre respecto de octubre, impulsada por las fuertes mejoras en los valores de la calabaza, la papa y la pera en las tranqueras de los campos.

En promedio, los consumidores pagaron 4,31 veces más de lo que cobró el productor, cuando en octubre la diferencia había sido de 4,49 veces, de acuerdo con el Índice de Precios en Origen y Destino de Productos Agropecuarios (IPOD), elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

En origen, los precios subieron un promedio del 15,8%, mientras que en destino los comercios minoristas midieron un alza del 3,4% y los hipermercados del 4,6%.

De esta manera, la participación del productor en el precio final subió 8,5% con respecto a octubre, ubicándose en 30,7% y alcanzando su máximo valor histórico desde que comenzó a medirse en enero de 2016. La participación promedio enero-noviembre también registró su valor más alto, con el 26,4%.

En cuanto a los productos que mostraron la mayor brecha de precios entre lo que cobra el consumidor y lo que paga el consumidor fueron la manzana roja, donde el precio se multiplicó por 15,01 veces desde que salió del campo; seguida por la zanahoria, con 11,53 veces; la pera, con 8,11 veces y el pimiento rojo, con 5,11 veces.

En el otro extremo de la escala, los productos con menores brechas fueron la calabaza, 1,55 veces; la acelga,1,78 veces; la papa, 1,98 veces, y la frutilla, 2,17.

En tanto que la brecha promedio de los cuatro productos con menos distorsiones de precios entre que salieron en noviembre del campo y llegaron al consumidor fue de 1,87 veces. Mientras que, en los cuatro productos con mayor diferencia el promedio fue de 9,94 veces, es decir, 5,3 veces más.

En noviembre hubo 12 productos con subas en sus brechas y 12 con bajas. Las mayores subas ocurrieron en la frutilla, con un aumento del 35,9%, seguida por el brócoli, con un incremento del 22,2% en la brecha; la manzana roja, del 19,2%, y el zapallito, del 12,4%.

Por su parte, las bajas más acentuadas se observaron en las brechas de la calabaza, con una caída del -58%; la papa, con una contracción del -34,1%); la pera, del -21%, y el pimiento rojo, del -19,7%.

La mejor situación la tuvo la calabaza, donde el productor recibió, en promedio, el 64,4% del precio de venta minorista. En cambio, en la manzana roja el productor apenas recibió el 6,7% del precio final, ya que entregó su producción a los galpones de empaque y las cámaras de frío durante el primer trimestre del año, y luego la comercializadora fijó el precio y la forma de pago.

Según CAME, las diferencias se deben a un conjunto de comportamientos. “Por un lado, los especulativos, adoptados por diferentes actores de la cadena de valor que abusan de su posición dominante en el mercado básicamente los hipermercados, los galpones de empaque y las cámaras de frío. Por el otro, factores tales como la estacionalidad, que afecta a determinados productos en algunas épocas del año, y los costos de almacenamiento/acopio y transporte, entre otros”, indicó.

Fuente Todo Noticias