El equipo de Marcelo Gallardo goleó  con justicia seis a dos a Nacional y de esta manera se aseguró el pasaporte.Se trata de su tercera clasificación consecutiva a la instancia definitoria del torneo continental, donde lo espera el cuadro brasileño.

River pasó a semifinales  y ahora va por PalmeirasEN MONTEVIDEO RIVER SE ASEGURÓ LA CLASIFICACIÓN A LAS SEMIFINALES DE LA COPA LIBERTADORES DE AMÉRICA.

River Plate logró el pasaporte a las semifinales de la Copa Libertadores de América, instancia decisiva que lo encontrará como protagonista por tercera vez consecutiva.

Anoche en Montevideo, Uruguay, dejó en el camino a Nacional. Lo goleó con solvencia por SEIS A DOS, pero ya había llegado con la tranquilidad del 2 a 0 logrado en el choque de ida de estos cuartos de final.

Ahora se verá las caras con Palmeiras, rival brasileño que también se ilusiona con ganar el título continental.

El “millonario” empezó a liquidar la historia en el minuto 17 de la primera etapa. En un rápido contragolpe, el arquero “charrrúa”, Sergio Rochet, salió apresurado de su área y derribó de un patadón a Matías Súarez. El arbitro chileno no dudó en echarlo.

Y si bien Nacional había intentado mantenerse lejos de su valla, con un hombre menos, el equipo de Marcelo Gallardo comenzó a inclinar definitivamente la balanza. Entonces, a nadie sorprendió cuando Jorge Carrascal clavó el primero al ángulo. Pareció que en el cierre, también vía contraataque, River liquidaba el pleito con un tanto de Nicolás De La Cruz, pero no fue así. El dueño de casa descontó en tiempo adicionado a través de Ayrton Cougo y le dio algo de vida, pensando en el complemento.

De entrada, Bruno Zucullini se encargó de tirar por tierra la ilusión de Nacional. Pero el recién ingresado Santiago Rodríguez, con cierta complicidad de Franco Armani, marcó el tres a dos y sirvió para generar esperanzas, al menos de conseguir una igualdad. Pero Rafael Santos Borré metió el cuarto y fue determinante.

Los uruguayos, con uno menos, sintieron el trajín del trámite y quedaron expuestos al cachetazo. Y así fue que Borré gritó el quinto, tras un grueso error defensivo. Y un rato más tarde aumentó el propio colombiano para su “hat trick” personal.