Demi Lovato sobre Disney: Había gente vigilándome para que no comiera

La cantante ha hablado en una entrevista y ha afirmado que los trastornos alimenticios que padeció fueron provocados por la productora.

Hace unos días Scarlett Johansson se convirtió en noticia por denunciar públicamente las presiones que ha recibido por parte de Hollywood para mantenerse siempre en línea y delgada. La artista de 35 años explicó que las estrellas de la actualidad viven una situación mucho peor que sus predecesores. Ahora, la cantante Demi Lovato ha vertido unas duras acusaciones contra Disney que siguen la línea de lo denunciado por la actriz. La cantante ha hablado para la revista Bustle donde ha explicado que por culpa de la productora sus problemas con la comida se agravaron.

Demi ha confesado que durante las sesiones de fotos que se realizaba tenía a gente controlando que no comiera nada: “Solía tener gente vigilándome la noche antes de una sesión de fotos para asegurase de que no comía nada, para que así al día siguiente no estuviera hinchada”, ha explicado sin tapujos la artista.

Tras esto la cantante ha contado que un primer momento le chocó que todo eso estuviera tan “normalizado” dentro de la industria: “Miré a mi alrededor y tuve un momento en el que pensé, ‘Guau. Esto está tan terriblemente normalizado‘ “. Demi asegura también que toda la presión a la que estaba sometida derivó más tarde en que la joven cantante terminara sometiéndose a las drogas.

Asimismo, la joven ha afirmado que durante la terapia que realizó para superar sus trastornos alimenticios decidió abrirse a todo el mundo y hablar sobre su experiencia y como lo había pasado por culpa de la productora. Ahora, Demi no se preocupa como antes por su aspecto físico: “Es un mundo totalmente diferente ahora. Ni siquiera me preparo para las sesiones de fotos. Si me apetece puedo comer algo de Subway para el desayuno”, ha contado.

Otras cantantes que han pasado por el mismo calvario

Otras cantantes como Taylor Swift o Beyoncé también han vivido experiencias parecidas a las de Demi. La primera de ellas relató en un documental sobre su vida como unos comentarios sobre su cuerpo derivaron en trastornos alimenticios. Beyoncé por su parte tuvo que someterse a una estricta dieta para poder actuar en Coachella: “Sin pan, sin carbohidratos, sin azúcar, sin lácteos, sin carne, sin pescado, sin alcohol”, confesó la cantante.