Los chicos son el blanco de las tabacaleras, que tratan de incentivarlos a través de su publicidad.

POR GÉNERO. Ellas fuman más.

Tres de cada 10 adolescentes argentinos de entre 13 y 15 años tiene predisposición a fumar y visitaron puntos de venta donde proliferan avisos, publicidades y/o distintas promociones vinculadas a productos de tabaco. Además, las tabacaleras buscan atraer como clientes a este grupo etario, advirtió Walter Martello, defensor adjunto del Pueblo bonaerense, sobre la base de un estudio realizado por el Observatorio para Adicciones que tiene esa institución.

Esta situación, que se replica a nivel mundial, motivó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) lanzaran por el Día Mundial Sin Tabaco 2020, que se celebra el 31 de mayo, una campaña con la consigna “Alcemos la voz”, destinada a adoptar medidas para proteger a los jóvenes de la manipulación de la industria.

“Argentina exhibe los indicadores más altos del continente americano, luego de Bahamas y Chile”, destacó Martello. Los índices son aún más preocupantes si se tiene en cuenta la cuestión de género. Mientras que el 22,5% de los adolescentes de sexo masculino de entre 13 y 15 años tienen predisposición a fumar, ese indicador se eleva al 31,4% en el caso de las mujeres.

Según Martello, las mujeres y niñas constituyen uno de los objetivos más grandes de la industria tabacalera que despliega estrategias comerciales muy costosas, que en algunos casos incluye la contratación de influencers y anuncios en puntos de venta y redes sociales que explotan estereotipos de género. Sostuvo que la publicidad vincula falsamente el consumo de tabaco con conceptos de belleza, prestigio y libertad.