El Museo del Maquillaje de Nueva York desvela un documento que detalla cómo era el tratamiento que seguía la actriz para cuidar su piel seca.

Marilyn Monroe fue uno de los iconos de moda más destacados del siglo XX. Su estilo a la hora de vestir, su icónico peinado y su maquillaje fueron muy imitados por miles de mujeres que querían parecerse a la actriz que revolucionó Hollywood en la década de los 50. Ahora uno de sus secretos de belleza ha salido a la luz gracias al Museo del Maquillaje de Nueva York, que ha desvelado en Instagram cómo cuidaba su piel la protagonista de ‘Los caballeros las prefieren rubias’.

Por la mañana, Monroe debía lavar su cara y cuello con el jabón y enjuagar con agua tibia; aplicar el tónico en la misma área; el contorno de ojos en la zona y finalmente aplicar los polvos para dar ese toque de color a la piel. Una rutina de cuidado de la piel que se podría seguir perfectamente en la actualidad, puesto que los dermatólogos recomiendan lavar bien la cara y usar tónico antes del sérum y la crema hidratante.

El tratamiento nocturno que seguía Marilyn era un poco más complejo. La actriz debía limpiar la cara con un aceite específico para retirar el maquillaje y acto seguido repetir el paso con leche limpiadora. Para hidratar su piel, antes de dormir debía aplicar una crema muy hidratante especialmente en la nariz y la barbilla que dejaba actuar durante toda la noche.

Laszlo también dio varios consejos de alimentación a su clienta para presumir de una piel radiante. La intérprete tenía completamente prohibidos el consumo de chocolate, frutos secos, almejas, ostras y aceitunas. Cabe destacar que Audrey Hepburn y Jackie Kennedy también confiaron el cuidado de su piel al doctor.