Una comerciante aseguró que la desalojaron sacándole su carro de venta a la calle cuando ella no estaba.

Video. Mujer encadenada en las afueras del Mercado de Concentración y AbastoMarta Ramírez es una comerciante que desde hace 20 años trabaja dentro del Mercado de Concentración y Abasto del barrio Almirante Brown pero ayer la desalojaron y depositaron su carro de venta en las inmediaciones de este establecimiento aprovechando que ella no se encontraba en el lugar.

En diálogo con El Tribuno de Jujuy, mencionó que “es el trabajo con el que mantengo a mi familia, tengo un marido que está accidentado y no puede trabajar. Vinieron las autoridades del mercado, sacaron mi carro, lo tiraron afuera como si fuera basura y le rompieron las ruedas, los candados y tazas que tenía adentro”.

“Me hicieron una persecución todo este tiempo, fue durante cuatro meses, yo estaba enferma encima todo ese tiempo. Todo comenzó porque yo me opuse a que me trasladen a otro lugar, me querían llevar a otra zona muy fue del mercado y yo vendo acá desde hace 20 años”, remarcó.

Allí vende artículos de bazar y artículos de regalaría en general, “el director se enfureció conmigo y me quiere sacar. El carro tiene una medida cautelar, yo tengo papeles escritos por abogados que dice que nadie lo podía tocar. No debería haber hecho esto, porque no me hablaron bien antes, siempre me trató mal esta persona y hasta me gritó”, dijo la vendedora.

Aparentemente el carro fue extraído de su lugar habitual el día de ayer a las 19 muy desde las 21 que Ramírez decidió encadenarse, pasó la noche ahí y comentó que continuará en caso de que no le den explicaciones y le resuelvan el problema.

Asimismo indicó que “voy a estar hasta que lo pongan en el mismo lugar donde estuvo siempre porque me sacaron como si fuera una delincuente. Yo estaba en mi casa cuando me llamaron unos amigos y vine de inmediato”.

Por último señaló que “culpa de esto no puedo respetar la cuarentena porque tengo que quedarme acá para que me solucionen este problema y que lo metan adentro porque me pueden robar todo. Tengo derecho a seguir trabajando como los otros comerciantes”.

Fuente: El Tribuno Jujuy