La cuarentena dejó a las familias numerosas sin un plato de comida.

Cerrillos: un merendero duplicó su atención y clama por ayuda En el merendero también le entregan ropa a las familias.

Antes de la cuarentena les daban de merendar a 93 niños, ahora alcanzan a 200. Las raciones se duplicaron porque ya no solo se da de comer a los más pequeños del barrio Los Paraísos y alrededores, sino también a los adultos. “Ahora vienen los papás y abuelos, hay varios con menores discapacitados”, indicó María Paula Fuenteseca.

Los sábados sirven almuerzos completos, con sopa y postre. Cada fin de semana la cantidad se aumenta. El sábado pasado sirvieron 230 raciones, este fin de semana los pedidos llegaron a 250. “Nos faltó y tuvimos que dar paquetes de fideos y huevos para que las familias se hagan en la casa”, indicó María. Los cálculos quedan chicos, y los insumos escasean.

El merendero que lleva el nombre en honor a una de sus primeras voluntarias se esfuerza por brindar alimentos nutritivos. En cada merienda, de lunes a viernes brindan arroz con leche, mazamorra, anchi, leche planchada y hasta hacen pan casero una vez a la semana en el horno que construyeron. “Cuando les damos pan les damos para que les quede para el desayuno”, resaltó.

El barrio Los Paraísos comenzó humilde. Las familias se asentaron con carpas, ahora, ya con los 1.200 lotes asignados solo algunas alcanzaron a levantar algunas paredes. La mayoría de las familias tienen trabajos informales. “Viven el día a día, hay muchos que son vendedores ambulantes, manteros, vendedores de frutas”, detalló María Paula. También hay muchas familias sostenidas por madres solteras, “con 6 hijos”, precisó. Además, algunas familias son numerosas, con hasta 13 integrantes, por lo que viven hacinados.

Algunos pudieron acceder al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), pero “hay muchas que tienen el marido que trabaja de albañil que figura en blanco y no pudieron recibirlo, pero al marido tampoco le pagaron el sueldo”, advirtió. Los trabajadores del tabaco tampoco pudieron llegar a la ayuda estatal. Si bien terminó la temporada, la obra social los continúa cubriendo tres meses después, esto los dejó fuera de la asistencia de emergencia. “Muchos tampoco pudieron recibir la tarjeta alimentaria porque tienen hijos de más de 7 años”, agregó la mujer.

El merendero ya logró hacerse de la olla grande que pidieron por las redes. Antes cocinaban por turno en la única olla que tenían. Tienen una página de Facebook “Merendero Pequeña Dina”, utilizan ese recurso no solo para pedir ayuda. Cualquier mercadería que se pueda donar será útil y bienvenida. Aunque detallaron algunos artículos que precisan en estos momentos: maíz pelado “para la mazamorra”, azúcar, harina, levadura, grasa, y leña para las cocinas. También están necesitando materiales de construcción que se destinarán principalmente para la construcción de una galería para poder cocinar cuando llueve, ya que para poder hacerlo hay que esperar que pare la lluvia.

El teléfono al que comunicarse es 3876379345. La dirección del merendero: barrio Los Paraísos manzana 14, casa 19, Cerrillos.