Ante el atraso, en locales comerciales se busca acordar con propietarios condonar el 30% o un pago posterior. La Cámara Inmobiliaria ve con preocupación también el cierre de negocios. En viviendas la morosidad es del 30%

Mora de alquileres del 80%CIERRES / ALGUNOS COMERCIOS NO RESISTIERON Y DESISTEN, OTROS AGUANTAN.

La mora por el pago de alquiler de locales comerciales en la capital jujeña entre los rubros paralizados, es de entre el 80% y 90% y algunos están rescindiendo por cierre. Desde la Cámara Inmobiliaria se planteó que se está mediando entre ambas partes y se acordó congelar los montos por seis meses, no cobrar multas y procurar la permanencia. Mientras que en las viviendas la mora es del 30%, tardío pero se cumplió.

El duro contexto económico que deviene de la suspensión de actividades a excepción de algunas consideradas servicios esenciales, se vio evidenciado en el pago de alquileres de locales comerciales, ya que gran parte de los emprendedores y empresarios habría optado por salarios y otras obligaciones y dejado de lado el alquiler, algunos con acuerdos.

“En alquileres comerciales hay una morosidad muy grande cerca del 80%, y un poco se justifica porque hace más de un mes que no están teniendo actividad”, precisó Guillermo Bustamante, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Jujuy.

Planteó que son las inmobiliarias las que están haciendo el rol de mediadores para negociar la manera de llegar a un acuerdo, que en algunos casos están pactando un recorte del 30% a 50%, algunos propietarios le están condonando todo el mes. Explicó que para algunos locatarios el ingreso también es clave porque viven de ello, por lo que se busca acercar voluntades.

“Se está tratando en la mayoría de los casos de hacer un esfuerzo compartido, vos resignas un poco, yo otro poco, y así más o menos lo vamos sobrellevando y negociando. Acá hay que comprender que ha habido una cuestión excepcional, extraordinaria que ha hecho que se pare toda la economía y que el sector privado se resienta considerablemente y que no haya ingresos”, explicó.

No obstante, reconoció que hay algunos comercios que están rescindiendo los contratos de alquiler no sólo porque no pueden pagar sino porque no van a continuar con la actividad comercial. El cierre de los comercios obedece a que no pudieron sostener la actividad ante la paralización y ante la dificultad de poder afrontar todas las obligaciones que conllevan. Optaron por desistir.

Según los datos de la Cámara de Comercio de Jujuy, de la que Bustamante es vicepresidente, la consulta realizada entre 200 comercios arrojó que el 11% no volvería a abrir luego que se reanudara la cuarentena; y si se multiplicara por un promedio de 5 empleados, podría significar 110 desempleados.

Tampoco hubo cambios a locales más pequeños, porque se medió y debido a que el costo de instalación es mayor, que conviene a ambas partes porque también es difícil que el locatario consiga volver a alquilarlo en lo inmediato.

Recuperación lenta

“Como todos sabemos no va a volver a ser lo mismo, con lo cual las perspectivas de recuperación van a ser bastante lentas”, explicó.

Hay un decreto de necesidad y urgencia (DNU) de Nación por el cual se suspenden los desalojos, y por el cual se congeló el alquiler al precio de marzo por 180 días, y en la práctica se está cumpliendo. Es que según detalló, corresponde a los contratos por un monto dividido en determinado tiempo, cuyo pago se divide en cuotas ascendentes, y que con esta medida se debe pagar las diferencias posteriormente en un plan acordado con el propietario.

En materia de alquileres residenciales explicó que hay morosidad pero es menor y rondó en el 30%. Se cree que tienen que ver con que muchos empleados sí cobraron y pudieron abonarlo.

Mediación de las inmobiliarias

Desde una inmobiliaria, Sonia Flores, explicó que en el caso de locales cuyos rubros han estado sin actividad como el de salones de fiesta o gimnasios, no han estado pagando el alquiler y algunos han rescindido contrato. “He tratado de negociar, bajar precio, que no paguen este mes, todo vía telefónica pero la gente está desmotivada. El mes que viene no tenemos idea de qué va a pasar”, sostuvo,

Destacó el rol de las inmobiliarias, también sin operar, que están trabajando en mediar entre las partes. Coincidió con la Cámara en que es dura la realidad del propietario que vive del alquiler, porque los comercios no están trabajando sobre todo en rubros en los que se desconoce cuándo van a retomar la actividad. Pese a ello aseguró que están manteniendo el precio tanto en el rubro comercial como en viviendas, por seis meses y no cobran las multas por mora.

No obstante, aseguró que en viviendas sí pagaron y no hubo multa por el retraso, y entiende que es requisito en la mayoría de los casos ya que se alquila con presentación de recibos de sueldo y debido a que han cobrado y están activos, han podido abonar ese compromiso.

Además, y debido a que las inmobiliarias aún no pudieron abrir sus puertas, se les está dificultando el papel de reunir y mediar entre las partes, contemplando que los comerciantes deben pagar empleados, servicios y su sustento, con lo cual no abonan los alquileres.

Dijo que una vez que se reanude la actividad van a tratar de mediar en persona y sostener a las partes, y es que tampoco pueden salir a vender, alquilar.

En tanto, Ignacio Villar, desde la inmobiliaria Remax que se dedica a la compra venta de propiedades, explicó que por el contexto de parálisis por cuarentena y al estar cerrados la Dirección de Inmuebles de la Provincia como las escribanías, explicó que no se pueden generar operaciones.

En relación a la posibilidad de que haya oportunidades de compra en el contexto de crisis consideró que “se supone que este tipo de situación va a generar una necesidad más grande de generar capital, así que probablemente haya más gente después de la crisis de la pandemia, que tenga la necesidad de vender un inmueble, por lo tanto se va a generar una mayor oferta, y si no hay una mayor demanda que creemos al no haber capital o problemas con liquidez en la población, y eso generaría una baja en el precio de los inmuebles”, dijo.

Sostuvo que habría que analizar el tipo de producto, ya sean lotes, departamentos, viviendas con patio o zonas donde estén, pero estimó que es prematuro aún saberlo pero en términos generales podrían bajar los precios al igual que los alquileres.

Las dificultades de los locatarios

Son muchas las dificultades de los emprendedores. Dos casos con realidades diferentes para afrontar el alquiler y un locatario.

Gabriela Cholffi, propietaria de una óptica, explicó que tuvo que pagar todo y pudo llegar porque si bien no hubo actividad no cuenta con empleados, pese a que se quedó con deudas que tiene que afrontar en breve, al finalizar el mes.

En tanto que Arturo Campos, titular de un gimnasio de San Pedrito, dijo que “se ha llegado a un porcentaje mínimo en lo que respecta al alquiler para corresponder al dueño del local, que ha visto que no se ha generado un ingreso y obviamente no hay una rentabilidad para hacer el aporte. Hay otros gimnasios que han llegado a un acuerdo de no cobrarle el mes pero cuando se restablezca la actividad generar financiamiento del mes o los meses adeudados”. Planteó que el acuerdo es porque al propietario no le convenía desocupar un local tan grande. Explicó que para continuar trabajando deben tener un protocolo de bioseguridad, como en Chile que incorporaron máquinas de ozonización, que se usan en la industria de embalajes, mediante vapor y químicos para desinfectar. Otros incluyen toma de temperatura con láser, adaptación de horarios y turnos.

Mientras, del lado de los locatarios de viviendas, Alejandro Fernández explicó que con su esposa tuvieron que pedir rescindir el contrato con un año y medio, y gestionar no pagar la multa explicando el duro trance con riesgo de perder su empleo, por lo que se mudaron a su vivienda en construcción que tuvieron que improvisar detalles para poder vivir.