Continuando con las tareas de inspección que realiza el personal de diferentes áreas del Ministerio de Economía de la provincia, inspectores de la Dirección General de Rentas y de la Dirección de Comercio, procedieron a la clausura de dos locales de rapipago en la ciudad Capital.

El personal procedió a la clausura, luego de constatar que cobraban un adicional por cada boleta (sobreprecio por el servicio de cobranza), hecho que es totalmente injustificado y que constituye un perjuicio para el cliente o usuario del servicio.

El Ministerio de Economía de la provincia advierte a la población que no deben pagar ningún adicional por el servicio de cobro de este tipo de entidades ya que tal conducta está prohibida y por lo tanto debe ser denunciada.