Varias familias debieron ser evacuadas porque el agua con barro entró a casi todas las casas. Se calcula que unas 100 hectáreas de tabaco fueron arruinadas por la piedra.

Un fuerte temporal con granizo azotó GuachipasUn insólito temporal sacudió a Guachipas ayer pasadas las 18 horas. Nadie se lo esperaba, ni siquiera los pronósticos anunciaban lluvia, pero el meteoro arremetió con violencia sobre el corazón de este pueblo del Valle de Lerma, que todavía no sale del asombro y el espanto. Los videos filmados por los aturdidos vecinos muestran la fuerza y el volumen del agua corriendo por las calles que rodean a la plaza de la comuna, arrastrando gran cantidad de lodo y piedras. Entró a todas las casas y varios vecinos debieron ser evacuados. Sin embargo, el fenómeno que duró poco más de diez minutos no se conformó con desbordar arroyos que estaban prácticamente secos desde hace 20 años, sino que desplegó un bombardeo de granizo que cubrió todo de bolas de hielo que terminaron arruinando al menos una 100 hectáreas de tabaco y otros cultivos que se encuentra en plena etapa de cosecha. Una desgracia para pequeños productores y vecinos que esperaban la bendición de la lluvia tras varias semanas sin agua, pero nunca un meteoro tan dañino como el que se precipitó en la tarde de ayer sobre Guachipas.

En el marco de este temporal, surgió la versión de que un niño de 6 años había sido arrastrado por la corriente y se había ahogado, pero afortunadamente esta noticia fue rápidamente desmentida por el intendente de la localidad, Néstor Parra, aseguró: “De ninguna manera se podría afirmar eso. Nadie se ahogó y en medio de lo triste que resultó este temporal por las familias y los productores afectados, lo bueno es que no hay que lamentar víctimas fatales”.
Agregó: “Si bien fue una tormenta de corta duración, la caída de granizo fue muy intensa. Estaba todo blanco. Además, estuvo acompañada de viento fuerte. Los arroyos crecieron de un modo impresionante y el agua se metió en todas las casas, hay unas pocas familias que tendremos que evacuar porque es imposible que se queden en las condiciones que están sus viviendas, y hay otras que tenemos que ayudar a que saquen el barro y el agua para que se puedan quedar. Muy difícil esta situación”.

Parra explicó que “el arroyo de la Florida, al que también llaman el arroyo de Arjona, ya prácticamente no llevaba agua hace mucho tiempo. Creció como ahora hace 20 años, y cada dos o tres años traía un poco de agua, pero nunca de esta magnitud. Lo que más afectó es que este arroyo es una calle que desemboca en la plaza del pueblo, y cuando creció arrastró un auto que se cruzó e hizo como una especie de barrera para el agua y eso fue peor porque no pudo seguir su cauce”.
Con respecto a los cultivos de la zona, el intendente expresó que “estamos en plena cosecha del tabaco, así que calculamos que el granizo afectó a unas 100 hectáreas, pero no lo podemos evaluar aún porque es muy reciente y hay zonas a las que no podemos llegar por la crecida de los arroyos”.
Acotó: “No nos esperábamos para nada esta lluvia tan intensa; incluso los pronósticos no anunciaban lluvia aunque los productores esperábamos agua para el tabaco y el maíz, pero tanta y tan de golpe con tanto granizo, arruinó todo, es muy lamentable”.

Néstor Parra dio más detalles sobre las áreas afectadas por el temporal, a las que no habían podido llegar ayer hasta el cierre de esta edición debido a la furia de los arroyos crecidos que tornaban imposible el paso: “A Coropampa no podemos llegar aún a ver cómo están los vecinos que viven ahí. Son unas 45 familias que deben necesitar ayuda pero no podemos pasar por la crecida del arroyo El Chañaral. Son dos arroyos los que nos afectan mucho en este momento y que están ubicados al principio y al final del pueblo y corren con mucha agua”.
Informó además que los evacuados pernoctarían en el albergue municipal, en la escuela y en la iglesia.

Fuente: El Tribuno Salta