Mimessi: “Si no resolvemos lo importante, en unos  meses volveremos a la emergencia social”En una charla de visión ejecutiva, pero también de profunda autocrítica política, el intendente de Tartagal, Mario Mimessi, hizo un balance de sus primeros días de gestión al frente del municipio en el contexto de la emergencia social que se vive en el norte de la provincia. Aseguró que es necesario trabajar en la doble tarea de resolver las urgencias, pero también con la mirada en las soluciones de fondo, para evitar que la historia de muerte y desnutrición vuelva a repetirse. “A lo largo de estos últimos años hubo muchísimos fondos que si se hubiesen invertido en obras de infraestructura, que es lo importante, tal vez no tendríamos que lamentar esta situación actual”, disparó.

¿Qué impresión tiene sobre su gestión en este contexto de emergencia social?

Tenemos la plena convicción de que aparte de atender las situaciones urgentes, hemos sabido trabajar con la proyección en lo importante. Las obras de contención social, la atención de la emergencia es producto de no haber resuelto lo importante, en este caso obras de infraestructura para agua o inversiones necesarias para que los hospitales tengan la capacidad de atender con calidad a nuestros enfermos. Que tengamos vecinos sin acceso a las cloacas tiene que ver hoy con la declaración de emergencia, que nos obliga a trabajar en lo urgente. Pero si no trabajamos en lo importante, que son las cuestiones de fondo, es muy probable que dentro de unos cuantos meses tengamos que volver a declarar la emergencia. El norte de Salta necesita no solo lo urgente, sino trabajar en lo importante. Hay problemas de fondo como la provisión de agua o la generación de empleo que desde la privatización del YPF a la fecha, en el norte no hemos parado de crecer con la desocupación. Eso significa en definitiva mala calidad de vida.

¿Usted dice que es mejor trabajar lo importante, antes que lo urgente?

No es que estamos más enfocados en lo importante. Estamos trabajando en ambas cuestiones; lo urgente tiene que ver por ejemplo con la situación de pobreza que vive el norte. Se requieren módulos alimentarios o que el Ejército vaya con una planta potabilizadora a darle agua a los vecinos. Pero eso es lo urgente que hay que atender y tenemos que entender que hoy eso es producto de no haber resuelto lo importante, como generar empleo genuino que permita calidad de vida a los sanmartinianos y a los habitantes de todo el norte. ¿Cuánto tiempo puede estar un camión del Ejército potabilizando agua? Un año, o dos como mucho. El problema es lo que tenemos de fondo; eso viene a cubrir lo urgente y no lo importante que es que todos lo pobladores del norte tengamos acceso a agua de calidad.

¿Usted percibe que es una situación que se reitera sistemáticamente?

Hemos vivido de emergencia en emergencia. En esto de solucionar esas crisis, se han gasto a lo largo de los últimos años muchísimo dinero que si se hubiese invertido en las obras de fondo, tal vez no tendríamos que lamentar esta situación actual; siempre con el día a día, con lo urgente. Los módulos alimentarios, por ejemplo, vienen a cubrir el hambre de miles de personas en el norte, pero no es la solución de fondo. No se puede vivir con el Estado atacando un problema que aparece en forma recurrente y con una solución de emergencia, porque va a llegar un momento en que la Provincia no va a dar abasto.

Existe un contexto de crisis económica nacional y provincial. ¿Cómo afecta estos sus planes para salir adelante?

Es un contexto inocultable. En Tartagal estamos trabajando con el presupuesto del año pasado. El proceso inflacionario hace que uno tenga menos herramientas y si a esto le sumamos algo que para nosotros es muy doloroso como el cierre de las Cooperadoras Asistenciales y la reducción de los fondos a los municipios, estamos muy complicados a la hora de dar respuestas a nuestros vecinos. Tartagal venía con una lógica de 100 derivaciones a Salta que eran cubiertas mediante recursos de Cooperadora. Hoy no disponemos de esos recursos y el municipio tiene que seguir dando respuestas. Yo siempre fui muy cauteloso en esto: si tuviésemos realmente una salud pública federal en la provincia, la Cooperadora no debería existir porque si en Tartagal existiera un nosocomio de alta complejidad con atención integral, no tendríamos que viajar a Salta constantemente. Los fondos que nos permitían llevar derivados a nuestros pacientes, hoy no los tenemos y eso nos resiente muchísimo.

¿Qué responsabilidades adjudica usted a esta situación?

Las responsabilidades son compartidas por el centralismo que siempre hubo en la Provincia y también por el rol de la dirigencia en el interior, sobre todo en el departamento San Martín donde no hemos logrado posicionar a nuestro departamento a la hora de diagramar las políticas públicas. Hemos tenido importancia electoral, hemos tenido vicegobernador, tenemos senador nacional y diputado nacional, pero a la hora de diagramar políticas públicas no hemos tenido la madurez suficiente para estar en la discusión grande del manejo del Estado.

Hablemos de la gestión municipal. ¿Cómo encontró y cómo se encuentra hoy la comuna?

La encontramos con una falta muy grande de información en papeles y en las computadoras. La situación financiera al 11 de diciembre se resumía con un fondo de 15 millones de pesos y deudas por 11 millones que están registradas en el sistema, pero hasta el día de hoy seguimos recibiendo facturas que fueron emitidas con fecha anterior al cambio de gobierno, es decir que seguimos pagando deudas anteriores.

Pero esto es continuidad administrativa…

Se entiende que es así y que muchas veces los pagos se diferencian en el tiempo, pero solo en sueldos la comuna paga 29 millones de pesos mensuales. Recibir la Municipalidad a mediados de diciembre con 4 millones de pesos no era, como se quiso decir en su momento, el resultado de una gran gestión anterior, por los fondos que nos dejaron.
Fui varias veces a la Auditoría pidiendo que se audite el municipio y esperamos con ansias esos informes; se harán las observaciones y trabajaremos en consecuencia, pero esto no es buscar pretextos, ni volver al pasado. Hoy nos toca gobernar a nosotros y lo estamos haciendo de la mejor manera. Pero hay que mirar para adelante. Al pasado solo hay que mirarlo de a ratos para no cometer los mismos errores. Es como manejar un auto; de vez en cuando hay que mirar el retrovisor, pero con cuidado de no chocar adelante. Nuestro objetivo es estar a la altura de las expectativas que generó nuestra participación en la sociedad. Por eso hemos ganado y se nota que hay un Tartagal diferente, pujante y vamos lograr que todos los vecinos tengan mejor calidad de vida. Vamos a dejar todo en ese sueño.

Fuente: El Tribuno Salta