Dos fueron llevados hasta la frontera con Bolivia mientras que uno será juzgado en ese país.

Los argentinos expulsados de Perú no podrán regresar a ese país por 15 añosSeis turistas fueron detenidos este fin de semana en Machu Picchu. Están acusados de ingresar ilegalmente, causar daños materiales y de defecar en el lugar. Entre ellos se encontraban Leandro Sactiva, Abril Retamal y Nahuel Gómez, tres argentinos. Los dos primeros ya fueron liberados, mientras el último retenido es Nahuel, que será indagado esta tarde como presunto autor de “extracción ilegal de bienes culturales”, un delito con una pena de entre tres y ocho años de prisión, según informó la policía y fuentes de la Embajada argentina en Perú.

Habían llegado a la ciudad Inca el sábado por la noche y fueron encontrados por guardaparques y policías en la madrugada del domingo causando estragos. La Dirección de Cultura de Cusco confirmó que las personas arrestadas provocaron la caída de una piedra de uno de los muros del Templo del Sol, una de las zonas más importantes de las ruinas.

“Se está ejecutando la expulsión de los ciudadanos extranjeros, en un trabajo coordinado entre Policía Nacional del Perú y Migraciones, sobre la base de una resolución de la Superintendencia General de Migraciones” dijo en conferencia de prensa anoche el jefe zonal de Migraciones Cusco, Roger Solís, desde la terminal terrestre de la ciudad peruana de Cusco.

“La expulsión implica que ellos no pueden volver a ingresar durante 15 años”, agregó el funcionario quien, además, informó que “en este momento no hay más trámites de expulsión como éste, pendientes de ejecución”.

Los cinco turistas fueron embarcados en un micro de la empresa Civa con destino al paso fronterizo Puno (Perú)-Desaguadero (Bolivia), desde donde proseguirán viaje a sus respectivos destinos.

El templo, también llamado “Torréon Circular”, se encuentra en el barrio religioso de la ciudad inca, donde sólo podían acceder los sacerdotes y el rey Inca. Tiene una forma semicircular con dos ventanas, una de ellas con la cara hacia el este y la otra hacia el norte. Estas ventanas constituyeron el observatorio solar más importante de Machu Picchu porque permitían medir exactamente la salida del sol durante los solsticios de verano e invierno.

En el centro del templo se encuentra un altar de piedra tallada que era utilizada para realizar ceremonias donde se honraban al Sol, el Dios más adorado de la cultura y considerado el padre del pueblo, de ahí la importancia del templo. Debajo del Templo del Sol se encuentra una cueva en la cual se enterró en una tumba a Pachacútec, fundador de Machu Picchu.

La ciudad se encuentra sobre la cima de una montaña de 2.400 metros de altura y es el principal destino turístico de Perú, visitado cada día por miles de personas que acceden al lugar por tren desde la ciudad del Cusco. Unesco la declaró Patrimonio de la Humanidad en 1983, y en 2007 fue elegida como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo.

Fuente www.perfil.com