Félix Sanguinetti era ingeniero, desarrolló el modelo junto a un colega y participó de la producción del primero al último entre 1953 y 1980. El original se armó con chatarra de tractores.

La primera serie del vehículo fue lanzada el 1° de mayo de 1952. (Archivo Clarín)
Robusto, confiable, económico y de industria nacional. El Rastrojero fue el primer vehículo de fabricación a gran escala del país, una aventura que literalmente arrancó el 1 de mayo de 1952 y se convirtió en un ícono de la clase trabajadora argentina por sus múltiples ventajas para la faena.
Mucho tuvo que ver en ello el ingeniero electromecánico Félix Sanguinetti, que el miércoles último falleció a los 99 años. Fue él quien junto a su colega Raúl Salvador Gómez le dieron forma, y vida, a este utilitario rural de líneas redondeadas y caja de madera, con una gran capacidad de carga.

Sanguinetti fue despedido por su hija y sus nietos en una ceremonia íntima. Sus últimos años los transitó en una residencia para adultos mayores de Villa General Belgrano, en el Valle de Calamuchita, Córdoba.

Además de su rol como ingeniero, también se desempeñó como docente universitario. Aunque en el imaginario colectivo de la historia automotriz nacional, siempre será recordado como uno de los “padres” del Rastrojero.

La travesía arrancó en 1952 cuando ambos profesionales, empleados en la empresa estatal IAME (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado) comenzaron a trabajar en un prototipo cuya particularidad era que entre sus componentes principales se contaban las piezas sacadas de unos 2.500 tractores Empire.

Félix Sanguinetti, ingeniero electromecánico y uno de los creadores del Rastrojero, falleción en Córdoba a los 99 años.Félix Sanguinetti, ingeniero electromecánico y uno de los creadores del Rastrojero, falleción en Córdoba a los 99 años.
¿El motivo? Un pedido del entonces presidente, Juan Domingo Perón, que a través del Brigadier Juan Ignacio San Martín, a cargo de la IAME, canalizó la necesidad de darle utilidad a esos rastrojos, que llegaron al país post Segunda Guerra Mundial, como parte de una compensación de la balanza comercial entre Estados Unidos y Argentina.

Gómez se mantuvo en el proyecto durante cuatro años, hasta 1956, cuando abandonó la empresa para unirse a una multinacional. Falleció en diciembre de 2014 en Rosario, a los 90 años. Sanguinetti, en cambio, participó de la producción del modelo, y de cada una de sus series, desde la primera unidad hasta la última fabricada en 1980.