Desde hace algunos años los cerdos miniatura se volvieron tendencia en el mundo, sobre todo en los Estados Unidos y México. Ahora también pasean por las calles de Buenos Aires y se compran por internet en todo el país

Acabo de ver a un tipo paseando UN CHANCHO por Capital”, dice el tuit de Juan Ignacio, usuario de las redes que tomó una foto de un dueño paseando con su mascota -un mini pig marrón, con manchas negras- por las calles del barrio porteño de Belgrano. En apenas algunas horas el mensaje superó los 26 mil me gusta y más de 500 comentarios.

En lo últimos años este tipo particular de animales se convirtió en un verdadero boom. De origen asiático, más precisamente de Vietnam, se convirtieron rápidamente como animales de compañía en los Estados Unidos. La actriz Miley Cyrus tuvo el suyo, lo nombró: Pig Pig. Después George ClooneyElizabeth Hurley, el matrimonio Beckham y Paris Hilton también se sumaron a la tendencia.

Actualmente existen requisitos para importar estos cerdos domésticos sin riesgo de que ingresen enfermedades exóticas para el país como peste porcina africana. Se está trabajando una normativa a nivel regional que permita ingresar estos animales en condición de mascota sin riesgo de modificar el estatus sanitario del país”, confirmaron desde el Senasa .

Es una especie no tradicional. Hay muy pocos criaderos en el país. En México está muy difundido. Mucha gente los trae de afuera para tenerlos en sus casas”,  la veterinaria Carolina Chávez.

Los especialistas aseguran que la clave de la popularidad de estos pequeños animales está en su carácter: son muy fáciles de educar y tienen buena capacidad de aprendizaje. A su vez, no alcanzan un gran tamaño: estos pequeños chanchitos vietnamitas, en edad adulta, oscilan entre los 20 a 40 kilos, a diferencia de un cerdo de campo que puede superar los 400 kilos.

En el exterior hay más chiquitos todavía”, detalló Nicolás Cohen, veterinario especializado en especies no convencionales, quien resalta que es por su pequeño tamaño que muchos evalúan tenerlos en sus casas.

Una característica que distingue a esta clase de porcino que sorprende a los expertos es que puede generar vínculos con sus dueños, como otras mascotas más tradicionales, y a su vez tiene una inteligencia que sorprende. Además, no pierde pelo.