Un trabajador de 15 años de antigüedad recibió una pena por haber adulterado un registro de un ingreso de un vehículo y obligará a la Subsecretaria a modificar las pautas en el ingreso y egreso de los vehículos.

canchón

Ricardo Martín Miguel Nina, un trabajador que prestó tareas durante 15 años en la Subsecretaria de Tránsito, adulteró un libro a fin de entregar un auto a un hombre en el depósito automotor ubicado en Catamarca al 600 y fue condenado a dos años de prisión condicional e inhabilitación absoluta.

Tras la decisión judicial, desde el organismo municipal decidieron continuar con la investigación para determinar si hay o no conexión con otras personas y además cambiarán el protocolo en los canchones municipales.

Al respecto, Julio Palavecino, director Gestión de Tránsito, indicó a Somos Salta que lo que se busca es implementar pautas para el ingreso y egreso de vehículos, de tal manera que tenga conocimiento quien esté adentro del canchón como así también la guardia que está en calle Santa Fe y los directores de donde depende estas áreas.

Fuente: Informatesalta