Ocho precandidatos a gobernador compiten para llegar a las generales de noviembre. Avanza el proceso para reemplazar a Juan Manuel Urtubey tras 12 años de gobierno.

Las PASO de hoy empiezan a definir el futuro de la ProvinciaUrtubey transita los últimos meses de su gobierno.

Uno de cada cien habitantes de Salta se postula para algún cargo legislativo o ejecutivo por lo que no debe haber familia en la provincia que no tenga un conocido o allegado que integre alguna de las agrupaciones políticas que se verán en la ensalada de listas, fotos y nombres que tendrán las pantallas del voto electrónico.

Es tal la cantidad de información que se le cargará a las máquinas de votación que desde el Tribunal Electoral recomendaron a las autoridades de mesa que lleguen al menos 20 minutos antes de las 8 a las escuelas donde se desarrollarán los comicios para evitar demoras en el inicio de la jornada de elección.

Estiman que los equipos tardarán unos 12 minutos en cargar la desbordante cantidad de listas en el sistema virtual. Esa maraña de información aparecerá en las pantallas que estarán en los cuartos oscuros y acarreará, inevitablemente, también demoras en los electores hasta que encuentren sus candidatos.

Todo ese contexto, por complejo que parezca, es menor ante lo que está en juego en la principal categoría que se disputa en estas primarias: la de gobernador. No solamente hoy se define quiénes competirán por conducir la Provincia en las elecciones generales del 10 de noviembre sino que también las PASO funcionan como una encuesta inmejorable del rumbo que pretenden los salteños. El resultado perfilará entre los votantes quienes serán los postulantes que tendrán verdaderas chances de imponerse en los comicios definitorios que se realizarán dentro de dos meses. Así funcionó, por ejemplo, con las PASO presidenciales de 2015, que terminaron polarizando la elección entre dos candidatos.

Solo dos frentes políticos disputarán verdaderas internas para el cargo de gobernador. En el Frente de Todos compiten Sergio Leavy y Miguel Isa, mientras que en el Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad hay tres listas en pugna encabezadas por Pablo López, Violeta Gil y Andrea Villegas.

La otras tres agrupaciones restantes que se presentan en las PASO van con candidatos únicos a gobernador por lo que entrarán directamente a las boletas de las generales con solo lograr el piso de un 1,5% de los votos válidos emitidos, que se estima en unos 10.000 sufragios si se tiene en cuenta los comicios pasados.

Gustavo Sáenz se presenta como candidato a primer mandatario salteño en el frente autorreferencial “Sáenz Gobernador” al igual que Alfredo Olmedo, que va con la agrupación “Olmedo Gobernador”. En tanto al Frente Grande lo encabeza Elia Fernández.

Qué se elige

Este domingo, con el sistema de boleta única electrónica, los salteños elegirán a los precandidatos que pasarán al comicio del 10 de noviembre. Habrá 3.151 mesas habilitadas en 453 escuelas para el proceso electoral.

En toda la provincia se definen los candidatos para 445 cargos: un gobernador y vicegobernador, 11 senadores, 30 diputados, 60 intendentes y 343 concejales.

Para organizar y controlar los comicios provinciales de este año se dispusieron $401.414.991 en el presupuesto general del ejercicio 2019. Solo el sistema de voto electrónico cuesta casi $385 millones. El presupuesto de este año duplica a los $200.013.457 que se aprobaron para el año electoral de 2017.

Verificar lo que se imprimió en la boleta, un paso clave

El presidente de mesa debe asegurarse de que el votante revise la impresión.

El sistema electoral electrónico sigue generando suspicacias acerca de la posibilidad de que se altere la voluntad del votante. Una fuente del Tribunal Electoral consultada al respecto indicó que “el de Salta no es un voto electrónico, sino que es un sistema en el cual la boleta es armada por el votante.

La garantía es que el ciudadano, una vez impresa la boleta, verifique que coincide con su decisión”.

De hecho, la ley Nº 8010, sancionada en 2017 como modificatoria de la Ley Nº 7.730, establece literalmente “Normas de control para el voto con Boleta Electrónica”.

En el artículo 13 estipula “el presidente de mesa debe advertir en todo caso a cada elector, antes de introducir la boleta electrónica en la urna, si ha constatado y verificado que la impresión escrita de la boleta electrónica refleja la selección de los candidatos por él realizada, tal cual como fue su voluntad”.

Es decir que las autoridades de mesa deben cerciorarse de que esa garantía final de transparencia ha sido cumplida. Y el ciudadano no debe confiarse.

Luego, en el escrutinio manual, los números de cada mesa deben coincidir con los que arroje el sistema.

Control visual

El texto de la ley garantiza las operaciones de escrutinio provisorio “el control efectivo, visual y de conteo por parte de los fiscales de las fuerzas políticas intervinientes”.

La idea es que el lector elija a sus candidatos sin boleta sábana y trampas electrónicas. Por eso, las autoridades deben garantizar “el correcto funcionamiento de las máquinas que se utilicen; la existencia y seguridad del correspondiente respaldo en papel de cada voto emitido y la concordancia entre éste y la opción elegida en forma electrónica por el elector”.

La Ley es inequívoca: “El escrutinio provisorio realizado por los presidentes de mesa se practica mediante conteo electrónico; exhibiéndose, al mismo tiempo y en toda circunstancia, a los presentes en las operaciones del recuento, la parte impresa de la boleta”.

Agrega: “Si surgiesen diferencias entre los resultados arrojados por las máquinas de boleta electrónica y los que surgen del eventual conteo manual de votos emitidos, los presidentes de mesa dejarán debida constancia de la situación y se procederá a la observación de la mesa cuyo resultado se definirá en el momento del escrutinio definitivo. En caso de que por alguna razón técnica algún voto no pueda contabilizarse en el sistema electrónico de recuento provisorio deberá resolverse incluyendo el mismo en la categoría de ‘observado’”.

Mesas habilitadas

Este año serán 453 las escuelas habilitadas, tres más que las que había en 2017. En la elección anterior, las mesas receptoras de votos habilitadas fueron 3047, mientras que el domingo serán 3151.

Sobre el total, son 1279 las que corresponden al departamento Capital.

El total de mesas incluye a las de extranjeros, que serán en total 34, donde se votará solo por cargos municipales. Los empadronados extranjeros suman 7090.