Un pastor se acercó a dar el consuelo y la oración a los presentes en el cementerio de la localidad norteña.

El terrible hecho se dio en Salvador Mazza. Un feretró fue depositado en el cementerio pero “se olvidaron” de enterrarlo. Según lo informó el periodista Raul Costes, no había personal que realizara el trabajo.

Tras tomar estado público, un grupo de personas llegó al cementerio a ejecutar el trabajo que hasta el momento no había hecho la intendencia. “Después de tres horas la municipalidad envió a 4 personas”, relató Costes.