Según supo InformateSalta, no reside en casas colindantes, pero sí en una zona muy cercana, en Bº Tres Cerritos, por lo que conocía a la docente. Fue detectado por las cámaras manejando la camioneta de la víctima. Su declaración es clave para dar con el resto de los criminales.

A horas del hallazgo del cuerpo sin vida de la docente jubilada Sandra Palomo, de 53 años, en inmediaciones al río Arenales, se logró la detención de un menor, de 15 años, quien fue detectado tras un minucioso análisis de las cámaras de seguridad, mientras conducia la camioneta de la víctima.

El adolescente, según supo InformateSalta, no reside en casas colindantes, pero sí en una zona muy cercana, en barrio Tres Cerritos, por lo que conocía a la mujer, con quien tenía un trato superficial. Sus dichos, ahora, son el eje central para tratar de dar con el resto de los criminales que participaron del crimen.

Dada su edad, el caso escapó a la fiscal penal, María Luján Sodero, quien ahora espera que la jueza de Menores haga su parte para dar con el resto de los participantes, lo que, en parte, ya sucedió y es motivo de una serie de procedimientos que se llevan adelante por estas horas.

Según supo nuestro medio, no se descarta que la droga y el alcohol hayan sido un elementos que hayan motorizado, de alguna manera, el peor desenlace para Palomo,

En tanto, se sigue con el análisis de imágenes de las distintas cámaras de video a fin de completar el derrotero de la docente, dónde fue abordada y de qué manera. La sospecha es que fue víctima de alguna maniobra de engaño en la que el menor habría intervenido.