El magistrado que mayor poder acumuló en Salta volverá a los estrados de la Justicia Federal, pero esta vez como acusado.

A los 83 años, el ex juez federal Ricardo Lona, desde mañana, deberá responder por los delitos de “prevaricato y omisión de promover la persecución y represión de los delincuentes”. Las acusaciones tienen como perjudicados al ex gobernador, Miguel Ragone, Santiago Catalino Arredes y Margarita Martínez de Leal.