El fallo de la jueza Rodríguez advierte una mirada parcial, arbitraria y clasista de la Justicia salteña.

“Un claro intento judicial de censura en Salta”, advierte el comunicado que emitió la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) sobre la decisión de la juezaRodríguez al ordenar que la prensa local y nacional se abstenga de publicar información del caso Teruel. El fallo, polémico por donde se lo analice, deja tres mensajes muy preocupantes. El mal precedente de que los jueces decidan que puede publicarse y que no los convertiría en censores del periodismo y los medios. La Justicia responde al poder económico y político: María Edith Rodriguez hace lugar a una medida solicitada por la familia Teruel. Se trata nada más y nada menos que la familia de uno de los grupos folclóricos más consagrados de la historia a nivel local y nacional.

Opina Argentina y Management &Fit , dos prestigiosas consultoras en la Argentina hace poco tiempo publicaron un sondeo contundente: la Justicia aparece como el poder con peor imagen. La primera midió imagen y el resultado fue que para un 78% de los encuestados es “algo” o “muy negativa”. Por su parte, Managment & Fit evaluó el nivel de confianza. Las respuestas marcaron lo siguiente: un 82,1% tiene “poco” y “nada” de confianza en la Justicia. A contramano de ambos estudios decía una magistrada salteña:“Si se trata de la falta de credibilidad, creo que ustedes – refiriéndose a los medios – tienen mucho que ver en esto”, deslizó en abril la ministra de Corte, Sandra Bonari. “Ni falencias ni sobresueldos: los medios, los culpables de la falta de credibilidad en la Justicia”, tituló en aquel momento Que Pasa Salta.

Rodríguez le exige a los medios que no hablen de Los Nocheros. Algo casi imposible. Es el hijo de uno de los fundadores y figura del grupo folclórico. También ordenó la eliminación, anulación, borrado o desactivación de todos los registros informáticos de imágenes, videos, datos, comentarios, link, historiales, sitios, vínculos o motores de búsqueda que relacionan la imagen o nombre de cualquiera de los integrantes del grupo.

Adepa señaló que, “prácticas habituales en casos vinculados al mundo del espectáculo como la notificación de la imposición de ‘bozales legales’ están en línea con la resolución de la jueza Rodríguez” y recuerda que “nuestro país cuenta con una frondosa jurisprudencia que reafirma la prohibición de la censura previa, nutrida por casos como ‘Lacroze de Fortabat c/Barone’, ‘Chamatrópulos c/La Gaceta’, ‘Pérez Arriaga c/Arte Gráfico Editorial Argentino SA’ o ‘Servini de Cubría, María Romilda s/amparo'”.

Los Nocheros acudieron a la Justicia por entender que la información publicada y difundida por los medios de comunicación perjudicó “gravemente el derecho a la dignidad personal, a la reputación e intimidad familiar y a la imagen”. ¿Y la víctima? ¿Y la familia de la víctima? ¿Y las cientos de víctimas de abuso?.

La Justicia salteña es para los ricos y poderosos: no para los pobres