El gobernador dijo que no le va a dejar esa “responsabilidad” al próximo Gobierno.La construcción de esta nueva vía estratégica tiene un costo de US$20 millones.

La construcción de esta nueva ruta agilizará el transito entre el sur y el norte.

El gobernador, además, anunció que se paraliza todo el proceso que se venía llevando adelante para la construcción de la denominada circunvalación noroeste, una ambiciosa obra que unirá la avenida Patrón Costas, en la zona norte de la ciudad, con la ruta 28, a la altura del acceso a la circunvalación oeste, completando de esta manera el tramo faltante. La obra proyectada tenía un presupuesto estimativo de entre 18 y 20 millones de dólares y un plazo de ejecución de 24 meses. La idea era construir una autopista con control total de accesos, con dos calzadas de 7,40 metros cada una, un cantero central de 2 metros e iluminación completa, en una longitud aproximada de 5,20 kilómetros. Lo llamativo es que este proyecto fue reactivado por Yarade, mientras fue jefe de los ministros.

Qué argumentó el mandatario provincial para decidir la paralización: el costo de la obra.

“Tenemos el proyecto. Se abrió la licitación. Le pedí al jefe de Gabinete que hagamos los trámites para suspender el proceso hasta que llegue la nueva administración. Es una obra de mucho dinero que es prioritaria, pero yo no quiero dejarlo con una responsabilidad al nuevo gobierno que por ahí tenga otra prioridad, entonces lo vamos a dejar suspendido”, afirmó.

Y luego se quejó: “Me ha tocado, cuando yo asumí, tener que pagar obras que a mi juicio no eran tan importantes porque se hacían con un sistema que primero se hacían y después se cobraban. A mí me tocó la parte de pagarlas, no de inaugurarlas, y no quiero que le pase lo mismo al futuro gobernador”.

Justamente, el martes el intendente capitalino Gustavo Sáenz, quien es candidato a gobernador, se había quejado que el Gobierno provincial dejaba ya establecida la licitación de la obra, que la valuó en 1.150 millones de pesos, a pocos meses de terminar la gestión. “Será Dios y la gente quien decida quién gobernará después, pero creo que por una cuestión de respeto deberían dejarle al que venga que establezca las prioridades”, había señalado Sáenz en su programa de radio.
En diálogo con la prensa, el nuevo jefe de Gabinete, Baltasar Saravia, también se refirió a la llamativa paralización de la obra de la circunvalación noroeste. “En función de lo que venimos conversando con el Fondo Fiduciario Federal, donde estamos avanzando en algunas cuestiones, hemos entendido que era mejor (la paralización) para dar seguridad y tranquilidad a aquellos que en definitiva tienen que suceder al Gobierno de la Provincia. Es importante que puedan tomar el gobierno con absoluta libertad también, en ese sentido, que puedan priorizar”.
Ya de entrada, la nueva administración que asuma luego del 10 de diciembre tendrá que afrontar lo que queda por pagar por los créditos internacionales tomados en el marco del Fondo de Reparación Histórica y el Plan del Bicentenario.

Nuevo funcionario

“El hecho de que Baltasar asuma la Jefatura de Gabinete, primero es por su enorme formación, por su honestidad a prueba de cualquier cosa, y por ser la persona que probablemente más conozca las distintas áreas de la administración”, dijo. Y agregó: “Ahora va a tener la responsabilidad de coordinar el gabinete hasta el último día de nuestra gestión”.
Acto seguido, miró al flamante funcionario y le dijo entre risas: “Espero que tengas paciencia hasta el último día, no es tanto tiempo”. Esto desató el aplauso de todos los presentes en el Grand Bourg.
Urtubey también dedicó un tramo de su discurso para referirse a los funcionarios y las aspiraciones políticas. Justamente, en estos días se habló mucho de esto, ya que Yarade es candidato a gobernador y muchos lo apuntaron porque seguía en funciones.
“Los funcionarios tienen la enorme responsabilidad de administrar la cosa pública hasta el 9 de diciembre a las 24. En ese momento vamos a entregar el gobierno a un nuevo funcionario”, dijo el mandatario.
En otra parte de su alocución señaló que “los funcionarios públicos ejercen sus funciones, administran la cosa pública. Los dirigentes políticos hacemos política. Son dos cosas que en mi administración estuvieron siempre escindidas y es sano que así sea. En este sentido, salvo aquellos que obviamente tenemos representación popular, en el caso del gobernador, el vicegobernador, un intendente, un legislador, naturalmente son electos por el pueblo. Las personas designadas por mí tienen que cumplir el requisito de trabajar en la función. No trabajar para ningún sector político, no trabajar para absolutamente nadie que no sea para que la provincia de Salta tenga agua, luz, gas, caminos”.
En este contexto, son varios los funcionarios provinciales que ya tendrían que ir armando su valijas porque manifestaron diversas candidaturas.
Urtubey, quien lleva adelante su campaña como candidato a vicepresidente de Roberto Lavagna, hizo un repaso por las obras que realizó en la provincia en sus casi 12 años de gestión. Y en este punto se detuvo en la cantidad de escuelas que se construyeron, al tiempo que justificó el aumento de la planta del Estado, señalando que de un tiempo a esta parte se incrementaron las prestaciones de servicio en suelo salteño.