Los pasajeros se vieron sorprendidos cuando una mujer subió a un Saeta, abrió la cartera y sacó algo insólito.

Los pasajeros que viajaban en ese momento no podían salir del asombro cuando la mujer abrió su cartera y sacó unas patas de pollo para comer mientras duraba su viaje.

Lejos de molestarse por la incomodidad de quienes viajaban con ella, ni se inmutó y procedió a seguir con su almuerzo sobre ruedas.

Las imágenes fueron compartidas por #Yoquiz y ya recibieron varios comentarios. Algunos felicitan a la mujer pero a otros no le parecía el lugar para comer.