El sector más complicado son los 64 kilómetros que van desde el cruce con la ruta nacional 9/34 hasta el pueblo de El Tunal, pasando la localidad de El Galpón, sector que es muy transitado por vecinos y productores.

La ruta nacional 16, en la zona de El Galpón y Joaquín V. González, está cada vez más deteriorada y en algunos tramos se torna prácticamente intransitable.

Hay grandes pozos y profundos desniveles, que la convierten en una trampa para los conductores, principalmente cuando llueve, porque el agua la cruza en diferentes zonas.

Uno de los sectores más comprometidos de este corredor bioceánico son 64 kilómetros, desde el cruce con la nacional 9/34, hasta el pueblo de El Tunal.

Justamente cerca de ese cruce entre las nacionales 34 y 16, sobre la 16, hay un puente con profundos desniveles. Hay un gran riesgo en ese paso debido a que las estructurales metálicas sobresalen sobre la cinta asfáltica y los vehículos golpean con dureza al atravesarlo.

La ruta nacional 16, en esa zona, es solamente de dos carriles, que tienen grandes baches y deformaciones. Se trata del denominado corredor biocenánico por el que circulan camiones de países como Brasil, Chile y Paraguay.

En el tramo de El Galpón, El Tunal y Joaquín V. González se hicieron trabajos de bacheo, pero los pozos resurgieron por las lluvias y la circulación de vehículos pesados de carga y maquinaria agrícola. Se trata además de una ruta muy utilizada por pescadores que llegan desde distintas localidades de Salta, Jujuy, Tucumán y otras provincias, para pescar en el emblemático río Juramento y en las aguas de dique El Tunal.

El Tribuno hizo un relevamiento de la zona y todo quedó documentado con fotografías que muestran que en muchos tramos no hay banquinas, porque están llenas de malezas por falta de mantenimiento.

Una tragedia

En septiembre del año pasado una tragedia sin precedentes enlutó al pueblo de El Galpón, donde cinco efectivos de la Policía de la Provincia y tres civiles, que residían en esa localidad del departamento Metán, fallecieron en un choque frontal entre dos vehículos, en una recta de la ruta nacional 16. El terrible accidente se produjo alrededor de las 7.20 en el kilómetro 685 de esa red caminera que conduce al litoral argentino. En ese lugar de la ruta, en la banquina sur, actualmente se construye un monolito para recordar a los efectivos que murieron en el choque.

Uno de los vehículos involucrados en la tragedia fue un VW Gol Trend color gris que circulaba de oeste a este y era conducido por uno de los policías fallecidos, el suboficial mayor Jesús Valentín Rodríguez, quien se desempeñaba en el Centro de Coordinación Operativa de Metán. Viajaba acompañado por el sargento ayudante Sergio Guillermo Maldonado, quien trabajaba en el mismo Centro de Coordinación; el agente César Sebastián Paz y la agente Celia Elizabeth Lucena, de la Policía Vial.