Se anegaron los barrios 1§ de Mayo, Unión, M J. Castilla y Palmeritas.Hubo canales desbordados. Los vecinos reclaman obras urgente.

Pero esta vez no solo la zona norte se vio colapsada por las inundaciones sino la oeste también, más precisamente los barrios Palmeritas, San Silvestre, Rosedal, Primavera, Nuestra Señora del Carmen, Villa Luján y alrededores. Los más afectados fueron los que viven alrededor del canal Oeste, al costado de la avenida Circunvalación Juan XXIII.

La tormenta con actividad eléctrica se desató a las 21.05 y se mantuvo hasta las 3.30 de la madrugada de ayer. Luego disminuyó y pasó a llovizna. Esta vez precipitaron 60,3 mm, según reportes del Servicio Meteorológico. El total acumulado en lo que va de febrero es de 157,9 mm. La media para este mes se ubica en 150 mm.

Los vecinos de las barriadas afectadas manifestaron su malestar e indignación por “el mal estado de los canales y la falta de obras”. Contaron que agua les llegaba “hasta la cintura” en algunos casos.

La mayoría perdió colchones que terminaron mojados y electrodomésticos. Hasta el cierre de esta edición el alerta meteorológica continuaba.

“Nosotros vivimos de emergencia. Hay tormenta y viene la Municipalidad, reparte colchones, se va, siguen faltando obras, vuelve a llover, nos volvemos a inundar y así”, manifestó ayer a El Tribuno Miguel Sánchez, un vecino que reside en el lote 32 del asentamiento Castilla, mientras construía una compuerta de madera para la puerta de su casa. “No tengo para hacer una de metal y tengo que viajar porque tuve un ACV y necesito hacer tratamiento en Tucumán y no puedo dejar a mis hijos así. Veremos si la compuerta ataja algo”, agregó. A los Sánchez se le mojaron colchones y colchas.
Contó que desde hace tres años las inundaciones son frecuentes. Esta vez el agua llegó a 70 centímetros en su casa. El problema “es el terraplén de la vía de atrás. Tienen que canalizar debajo de la vía con tubos que desemboquen del otro lado, unos dos metros más abajo. Si lo hicieran yo creo que se desagotaría todo hacia el río”, sostuvo.

Ayuda

La subsecretaria de Fortalecimiento de la Secretaría de Desarrollo Social, Gabriela Masmut, y el director de organismos comunitarios, Juan Pablo Linares, encabezaron ayer el relevamiento de las familias.
Los primero días de febrero “estuvimos aquí con una situación un poco parecida. Ahora es más intensa por la lluvia, porque fue muchísima la cantidad de agua que cayó en poco tiempo así que estamos desde anoche viendo que el protocolo de actuación ante emergencias funcione y que los vecinos puedan tener la contención, el apoyo y los elementos que están necesitando”, manifestó Masmut.
Son 12 las familias damnificadas que quedaron en una situación más compleja, según informó Linares. Se les mojaron colchones, ropa y calzado.
El funcionario explicó que “se limpió el canal recientemente, pero que la empresa Aguas del Norte realizó una serie de obras y dejó un terraplén de tierra que no permitió -mas allá de que llovió muchísimo y en poco tiempo- la libre circulación del agua, sumado a que esta es una zona difícil para vivir porque es baja”.